Desde hace cuatro años, el escritor Christopher Domínguez Michael advirtió a El Economista sobre el archivo de Octavio Paz: “El archivo de Octavio Paz no existe (...) por ahora. Su viuda, Marie-José, tiene los papeles de Octavio y esos papeles no han sido abiertos al público”.

El biógrafo del escritor aseguró en una entrevista para hablar del libro Octavio Paz en su siglo, que Marie-José Tramini era la heredera y no se conocía más. “Pero cuándo, cómo y dónde se va a abrir el archivo es cuestión de ella (la viuda), que es la heredera y ella tomará la decisión pertinente; eso tampoco quiere decir que en el archivo exista una verdad que va a incendiar el mundo”, agregó el escritor.

Tras la muerte de la viuda, un grupo de artistas se manifestó ante la posibilidad de que el archivo se perdiera, como sucedió con los archivos de Carlos Fuentes y Gabriel García Márquez (ambos en Estados Unidos).

“Quienes hemos firmado la carta cuestionamos el proceder de las autoridades culturales, ya que parecen representar los intereses de particulares y no el interés de la nación. Deben defender el interés de que este invaluable patrimonio se quede en nuestro país como propiedad del Estado, evitar a toda costa su desmembramiento y la rapiña, que ya se ha dado”, señaló Arturo Saucedo.

Saucedo aseguró que “una persona vendió los archivos de las revistas Plural y Vuelta sin el consentimiento de Marie-José Tramini. No se debe permitir que “un abogado anónimo” tenga acceso a los bienes de Paz y Marie-Jo, y menos que determine su destino”, agregó.

Los archivos de las revistas Vuelta y Plural se vendieron hace años a la Biblioteca de la Universidad de Princeton. La institución adquirió las revistas, fundadas y dirigidas por el premio Nobel de Literatura Octavio Paz, y dedicadas a temas de literatura, arte y política.

Pero es la inexistencia del archivo de Paz lo que llama la atención, pues el escritor murió el 19 de abril de 1998 y según personalidades consultadas no hay indicios de un archivo ordenado; lo único que se conoce se encuentra disperso en Estados Unidos.

La carta abierta a las autoridades federales fue dirigida al presidente de la República, Enrique Peña Nieto, al virtual presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, y a la secretaria de Cultura, María Cristina García Cepeda.

“Consternados por la muerte de Marie-José Paz y preocupados por el destino del vasto legado cultural que ella y Octavio Paz forjaron, solicitamos a las autoridades competentes en la defensa y salvaguarda del patrimonio nacional que se brinde información acerca de la situación que guarda dicho legado, pues no sabemos si la señora Paz hizo un testamento o si hay herederos. Por otra parte, ella no contaba con un abogado personal de su confianza. Ninguno de los firmantes —amigos y colaboradores suyos— supo nunca que hubiese designado a persona alguna para encargarse de la custodia y destino de sus bienes”.

Continúa: “Puesto que la preservación de este legado en su integridad es un asunto del mayor interés público, pedimos a las autoridades que establezcan los mecanismos de protección, en apego a las facultades que por ley les confiere el marco normativo vigente; esclarezcan la situación de ese tesoro —con ese nombre cabe calificarlo— e indiquen quién o quiénes, funcionarios y particulares con personalidad jurídica acreditada, están a cargo de su relación, protección y resguardo”.

Por eso Nedda G. de Anhalt, Manuel Felguérez, Tomás Granados Salinas, Elena Poniatowska y Alberto Ruy Sánchez, entre otras personalidades, solicitaron al gobierno federal que emita una declaratoria de monumento artístico que ampare las obras de Marie-José y de Octavio Paz para proteger sus archivos, bibliotecas, originales manuscritos, obras de arte, fotografías y todo tipo de documentos reunidos por la pareja Paz.

García Cepeda garantiza permanencia del legado de Paz en el país

“Quiero asegurar de manera categórica que el legado de Octavio Paz y Marie-Jo Tramini de Paz no está en riesgo y va a permanecer en nuestro país”, declaró este martes María Cristina García Cepeda, secretaria de Cultura federal, como respuesta a las preocupaciones expresadas públicamente este martes por artistas e intelectuales sobre el destino del legado literario, documental y artístico del premio Nobel de Literatura 1990.

Declaró que la dirección jurídica de la Secretaría de Cultura se ocupa ya de las investigaciones para precisar si la viuda y heredera universal del escritor, fallecida el pasado 26 de julio, dejó testamento alguno y con él, un heredero; pero advirtió que la dependencia podrá proceder con los trámites oficiales una vez que se emita el acta de defunción, lo cual, dijo, sucederá mañana jueves.

Aseguró que, a pesar de la posibilidad de no existir un heredero designado por Marie-Jo Paz, la permanencia del acervo del autor de Piedra de sol en el país está asegurada toda vez que éste dejó una precisión notarial testamentaria que así lo estipula.

Agregó que, independientemente de la situación testamentaria de Marie-Jo Paz, la dependencia que encabeza ya inició los trabajos para declarar el legado del escritor y poeta como Monumento Artístico, lo cual garantizaría el resguardo por parte del Estado. Mientras tanto, declaró, todo el acervo y los inmuebles del también Premio Cervantes ya se encuentran vigilados por la Policía Federal para evitar sustracción alguna de documentos u obras de arte.

“(La declaratoria) definitivamente se hará antes de que termine esta administración”, confirmó.