La Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas aclaró que el Valle de Tehuacán-Cuicatlán, un área de aproximadamente 145,000 hectáreas de bosques de cactáceas que comparten Puebla y Oaxaca y que es hogar del águila real, aún no ha sido declarado como un sitio Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco.

En un comunicado, la Conanp aclaró que la propuesta Valle de Tehuacán-Cuicatlán: Hábitat Originario de Mesoamérica con la que México intentó que este sitio recibiera tal categoría por parte de la Unesco deberá antes atender una serie de recomendaciones establecidas por el órgano internacional y a una solicitud de Cuba.

El 7 de julio, durante la 41 sesión del Comité de Patrimonio Mundial, se discutió la nominación de este sitio. Gracias a una enmienda presentada por la Delegación de Cuba y apoyada por varios Estados parte del comité, se determinó devolver la propuesta al gobierno de México, para atender las recomendaciones y aclaraciones planteadas en esta reunión , dijo la Conanp en su informe de prensa.

Será hasta la 42 sesión del Comité de Patrimonio Mundial, que se realizará entre junio y julio de 2018, cuando se conocerá si el Valle de Tehuacán logra la denominación de la Unesco en la materia.

Este es un trabajo conjunto entre la Conanp, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), universidades y gobiernos estatales, que involucra un Área Natural Protegida, sitios arqueológicos y atributos considerados de valor universal excepcional , agregó la dependencia.

La superficie nominada a Patrimonio Mundial de la Humanidad es de 145,255.20 hectáreas y se localiza dentro de la Reserva de la Biosfera Tehuacán-Cuicatlán.

Este sitio, único en el planeta, está entre los estados de Puebla y Oaxaca, y fue decretada como Área Natural Protegida de México el 18 de septiembre de 1998.

En ella convergen una enorme riqueza biológica, geológica, cultural e histórica; y cuenta con varios ecosistemas en donde habitan especies endémicas y en peligro de extinción, representativas de la diversidad biocultural de México.

En la zona se han hallado vestigios del origen de la agricultura y de la transición del ser humano de cazadores arecolectores, según el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), uno de los entes estatales que prepararon la candidatura.

Es hábitat de especies únicas como los bosques de cactáceas columnares de gran tamaño, de 141 variedades de aves, entre las que destacan los colibríes, considerados como importantes polinizadores para algunos cactus, así como de la amenazada águila real.

Resguarda el 10% de las 30,000 especies de plantas vasculares descritas para el país.

México contaba hasta ahora con 51 sitios patrimonio mundial, de ellos 12 son bienes naturales, 37 culturales y dos mixtos. Es el sexto país del mundo con el mayor número de declaratorias y el primero en América Latina. El último sitio incluido, en 2015, era el acueducto del Padre Tembleque en el centro del país.