El Museo Dolores Olmedo presentó el nuevo discurso museográfico de su Colección Permanente, a 20 años de su fundación, al eliminar la imagen que tenía la casa para dar paso a salas de exhibición de arte plástico.

Carlos Phillips Olmedo, director de ese espacio cultural, aseguró que la colección está conformada por cerca de 100 obras de los artistas Diego Rivera y Frida Kahlo que van del periodo 1907 a 1957, con las que el público podrá redescubrir las piezas de esta pareja, una de las más sobresalientes del arte mexicano.

El nuevo discurso museográfico presenta la obra de Rivera y Kahlo de manera temática-cronológica; además, los muros sobre los que cuelgan las obras presentan colores vivos, elegidos luego de diversas pruebas y contrastes para destacar las características plásticas de óleos y acuarelas que se exhiben.

El museo era una casa que presentaba una colección, de tal manera que decidió retirar todo el mobiliario, como muebles, sillones, mesas y cortinas para dejar nada más las pinturas y lo que nos sirviera como apoyo para poder exhibir también una gran parte importante de nuestra colección prehispánica , refirió Phillips Olmedo.

PARA FRIDA, COLOR Y DOLOR

Las obras de Diego Rivera (1886-1957), dentro de la colección permanente, están dispuestas de la siguiente manera: influencia en europa, obra mural, desnudos, retratos, mexicanidad, Rusia y últimos, mientras que las de Frida Kahlo (1907-1954) se presentan en dos salas, contrastando el ambiente de fiesta y color que le gustaba, con la psicología del personaje y sus pinturas más fuertes.

Las dos salas son: Color, que emula a la Casa Azul, con algunas artesanías de la colección de arte popular del Dolores Olmedo. También se presentan algunas fotografías, facsimilares, vestidos de tehuana y naturalezas muertas.

Y Dolor, sala en la que se exhibe las obras más dramáticas de Frida, en las que se evidencia sus dolencias físicas y anímicas, como La columna rota y Hospital Henry Ford.

Para Phillips Olmedo, la nueva museografía radica en una nueva lectura de la obra de Diego y Frida. Quisimos quitar la imagen de la casa para que sean realmente salas de exhibición de arte .