Luego de 70 horas de trabajo entre ensayos y tiempo de dirección en California más otras 70 en Caracas (la mayor parte de memoria), Gustavo Dudamel cerró este 18 de febrero el ciclo de conciertos que en Los Ángeles denominaran Proyecto Mahler y en Venezuela fuera rebautizado como Con Dudamel por la Paz.

Una proeza difícil de repetir o de igualar en el mundo; después de esto resulta difícil pensar qué más sigue en la carrera artística de este genial músico venezolano.

El magno concierto que se planificó a detalle concluyó con una impresionante participación de las dos orquestas que dirige el músico venezolano, la Sinfónica Simón Bolívar y la Filarmónica de Los Ángeles.

Congregó a un total de 1,400 artistas en escena. Ahí estuvieron las sopranos Manuela Uhl, Julianna Di Giacomo y Kiera Duffy; el tenor Burkhard Fritz, el barítono Brian Mulligan y el bajo Alexander Vinogradov; además de las contralto Anna Larsson y Charlotte Hellekant.

También el Coro Sinfónico Juvenil Simón Bolívar de Venezuela, los niños Cantores, la Schola Cantorum y la Juvenil.

Gustavo Dudamel quedó muy satisfecho por este acontecimiento y declaró a la prensa local que era un sueño para él dirigir a ambas orquestas en su país .

Fue tal la expectativa que levantó el acto que la presentación se transmitió en vivo por la televisión pública y será presentada de manera diferida en cines de la unión americana, así como en Argentina, Colombia y Brasil.

Estas actividades también se dan en el marco de la celebración por el 37 aniversario del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela.