El coronavirus llegó a Italia. Este domingo las autoridades del norte italiano, entre ellas de la ciudad de Milán, decidieron el cierre de escuelas, museos, teatros, cines y lugares de reunión, ante la multiplicación de los casos de coronavirus, que ya han ascendido a 152 y que ha causado en tres días tres muertes, según el último balance presentado a la prensa por el responsable de la Protección Civil, Angelo Borrelli.

Cabe aclarar que las tres personas fallecidas en Italia eran de la tercera edad y se encontraban en estado grave de salud, por lo que se estima que el virus aceleró su deceso.

Las autoridades de Lombardía, entre las regiones más industrializadas del país, cuya capital es Milán, decidieron el cierre de puntos sumamente simbólicos como la catedral, el célebre Duomo y el teatro La Scala.

El punto cero

El foco principal de lo que podría ser el punto cero del virus Covid-19 en Europa se encuentra alrededor de Codogno, una localidad de 15,000 habitantes, a 60 kilómetros de Milán.

El alcalde de Milán, Giuseppe Sala, autorizó una serie de medidas muy estrictas, por un plazo de siete a 15 días, para preparar la ciudad a la llegada del brote a esa próspera región, motor económico del país.

El gobierno había decretado la víspera el aislamiento total de 11 ciudades norteñas, entre ellas 10 en Lombardía y una cerca de Padua, en la región del Véneto, a la que pertenece Venecia, lugar donde han decidido las autoridades suspender el Carnaval de Venecia, una de las mayores manifestaciones turísticas que organiza la ciudad de los canales cada año.

Las fuerzas armadas están autorizadas a hacer cumplir las nuevas medidas si es necesario.

Además de la angustia también la rabia reina en esa próspera zona industrializada, donde los supermercados fueron literalmente asaltados ante el temor de que haya escasez.

“Es inhumano luchar por cuatro sándwiches, es simplemente asqueroso”, lamentó Sante, de unos 50 años.

Corea del Sur

Por su parte, Corea del Sur se encuentra en alerta tras reportar el mayor número de infecciones confirmadas después de China. Hasta estelunes las autoridades reportaron 763 casos y siete muertes, en un solo día aumentaron casi al doble, por lo que el presidente surcoreano, Moon Jae-in, dio el anuncio de elevar la alerta sanitaria al máximo nivel.

Se teme que el número aumente. “El gobierno cree que las infecciones por Covid-19 están alcanzando una fase grave y se está haciendo todo lo posible para prevenir la propagación”, dijo el primer ministro, Chung Sye-kyun, en un discurso público este sábado.

El tiempo se acaba: OMS

Ante esta situación, a la Organización Mundial de la Salud (OMS) le preocupa la aparición de casos de Covid-19 sin un vínculo claro con China y pide a la comunidad internacional actuar rápido para frenar la propagación del virus.

“Aunque el número total de eventos fuera de China sigue siendo relativamente bajo, estamos preocupados por la cantidad de casos sin vínculo epidemiológico claro, como los antecedentes de viaje o los contactos con un caso confirmado”, aseguró Tedros Adhanom, director general de la OMS.

Tedros Adhanom fue contundente “el tiempo se está acabando, por eso pedimos a la comunidad internacional que actúe rápidamente, incluidos los temas de financiación. No es lo que estamos viendo”, de lo contrario, podríamos estar hablando en lapso breve de una pandemia.

El tema en Corea del Sur es crítico, y se agrega la crisis del crucero Diamond Princess, donde hay 634 contagios y dos fallecidos; el avance de la enfermedad en Irán, donde en las últimas horas se han reportado 18 casos y ocho fallecidos, y la situación creciente en Italia, donde 11 localidades del norte se encuentran en cuarentena.

La cifra de infecciones confirmadas en el mundo es de 78,657  y 2,458 muertos. (Con información de la AFP)

El deporte en Italia, también en cuarentena por el nuevo coronavirus

Mientras el número de casos de infección por coronavirus llegó a 152 en Italia, las consecuencias se sienten también en el mundo del deporte, especialmente con el aplazamiento de cuatro partidos de la Serie A.

Este domingo, el Torino anunció el aplazamiento de su enfrentamiento previsto a las 2 de la tarde contra el Parma, correspondiente a la fecha del 25 campeonato italiano.

Ese aplazamiento se unió a los tres que ya se habían anunciado el sábado por la noche: Atalanta-Sassuolo, Hellas Verona-Cagliari e Inter de Milan-Sampdoria.

De esta manera, casi la mitad de la jornada 25 fue aplazada por la propagación del virus en Italia.

El AC Milan anunció que aplaza el partido liguero de su escuadra femenina contra la Fiorentina.

Por su parte, la Juventus anunció que su museo, situado en el recinto del estadio, continuará cerrado hasta el 29 de febrero.

Pero el futbol de élite no es el único deporte afectado; por la mañana el Comité Olímpico Italiano informó que había pedido, bajo instrucciones del gobierno, el aplazamiento de todas las competiciones deportivas previstas este domingo en las regiones de Lombardía y Véneto.

Competencias europeas a mitad de semana

Los medios de comunicación deportivos italianos se preguntaban qué ocurrirá con el calendario, muy cargado en especial para los equipos de futbol del norte de Italia, con el Inter de Milan a la cabeza.

El conjunto milanés debe recibir el jueves al Ludogorets búlgaro en la vuelta de los decimosextos de final de la Europa League y la Gazzetta dello Sport avanzó la hipótesis de que el partido se disputara a puerta cerrada o en un estadio neutral.

La próxima semana hay dos partidos de la Serie A previstos en las regiones más afectadas por el nuevo coronavirus: AC Milan-Génova el domingo a las 17:00 GMT y el estelar Juventus-Inter el mismo día a las 19:45 GMT. Ante la dificultad de encontrar fechas disponibles para disputar esos encuentros si tuvieran que ser aplazados, la Gazzetta también evocó la opción de jugarlos a puerta cerrada. (AFP)

[email protected]