Las plataformas digitales como YouTube facilitaron que los vloggers se convirtieran en ídolos adolescentes, pero ¿qué piensa el público de ellos?