Con el nuevo año acercándose, es hora de establecer metas, inspirarse y crear una nueva rutina de salud y bienestar. Hacer un gran propósito de Año Nuevo y apegarse a él puede causar un cambio significativo en su vida.

Desafortunadamente, muchos se preparan para fallar durante el proceso porque no diseñan un buen plan. Los errores más comunes que cometen las personas son una combinación de los siguientes: 1. Sus objetivos son extremos y conducen a un plan insostenible. 2. Establecen un propósito enorme sin hacer un plan para crear los nuevos comportamientos que necesitarán para llevarlo a cabo. 3. Actúan porque alguien les regaña, o sienten que deben tomar una resolución, pero realmente no quieren hacerlo.

Entonces, ¿debería hacer un propósito de Año Nuevo en enero? Y si es así, ¿qué propósitos tienen más probabilidades de tener éxito?

1. Piense en pequeño.

¿Qué es lo más pequeño que puede hacer? Imagine un comportamiento que pueda crear que se ajuste perfectamente a su día. Agregue una porción de vegetales en el almuerzo. Coma una pieza de fruta como aperitivo. Realice tres respiraciones profundas cuando se sienta estresado. Camine alrededor de la cuadra en el trabajo todos los días. Reserve 30 segundos para usar hilo dental. Haga cinco sentadillas o cinco flexiones por la mañana. Beba un vaso de agua cuando despierte. Vaya a dormir 15 minutos antes.

A menudo intentamos lograr grandes propósitos con la esperanza de que un gran objetivo nos obligue a cambiar nuestro camino. Considere lo opuesto y experimente la emoción cuando logre pequeños pasos. También notará que los pequeños pasos suman grandes avances. Agregue un hábito pequeño cada mes y vea cuánto cambio puede ocurrir en un año.

2. Diviértase.

Haga algo agradable. Las resoluciones en torno a la salud y el bienestar a menudo pueden parecer deprimentes y aburridas. Considere una forma divertida de mejorar la salud. Agregue un hobby a su vida para realizar ejercicio de una manera lúdica. Una clase de baile, un deporte nuevo o favorito, escalada en roca, excursiones al aire libre, cualquier cosa que parezca divertida e interesante. No solo es un entrenamiento, sino que también puede usar su cerebro de una nueva forma, aprender una nueva habilidad y divertirse mientras lo hace. Use la nutrición de manera lúdica, también. Comience una noche de cocina con sus hijos, compre un libro de cocina divertido, pruebe una nueva receta o tome una clase de cocina para usar la comida de una nueva manera.

3. Atiéndase a sí mismo.

En lugar de decirle no a algo, considere agregar algo de lujo a su día. Compre sábanas realmente suaves, o un paquete de clases de ejercicios o un entrenador físico para comenzar una rutina de ejercicios. Pruebe un servicio de entrega de comida para probar platos nuevos y ejercite el control de la porción y disfrute de que otra persona cocine para usted durante un período de tiempo. Considere una nueva pieza de equipo de cocina para que se ponga de buen humor y disfrute de cocinar y comer de acuerdo a sus valores. Todos estos son complementos a su vida que promoverán las habilidades de aprendizaje para apoyar el cambio a largo plazo.

4. Aplace la acción.

A veces establecemos acciones súper específicas como nuestro objetivo, pero no hemos hecho el trabajo para comprender el comportamiento más profundo. Un ejemplo es dejar el alcohol durante el mes de enero, pero durante los siguientes 11 meses beber todo lo que quiera. ¿Por qué no puede beber menos durante todo el año? Reemplace el alcohol por dulces, alimentos fritos, refrescos o pizza. O reemplácelo con otro escenario en el que comienza una gran rutina de ejercicios para enero, pero la deja para febrero y nunca considera cómo implementar una estrategia de ejercicio consistente en su vida. Haga ejercicio para dormir, medite, coma verduras o cocine sano. ¿Por qué no puede mantener hábitos saludables durante todo el año?

¿Qué pasaría si invirtiera el mes de enero averiguando cómo crear hábitos a largo plazo, en lugar de solo hacerlos por un mes? ¿Qué debe ocurrir para que cree un verdadero cambio en su comportamiento? Tómese su tiempo para comprender la raíz más profunda de lo que le impide un cambio a largo plazo. Preste atención y observe qué lo motiva a vivir un estilo de vida saludable.

5. Haga lo que quiera.

¿Qué quiere hacer? Olvídese de las modas y las tendencias, o lo que debe hacer, o lo que su médico, cónyuge o amigo cree que debería hacer. ¿Qué lo está impulsando? ¿Más energía a las 4 p.m.? ¿Menos dolor al salir a dar un paseo con los amigos? ¿Más músculo? ¿Mejorar el estado de ánimo? Concéntrese en usted y en lo que le interesa cambiar. ¿Qué lo motivará a mantenerse enfocado? ¿Qué herramientas necesita para alcanzar el éxito? A medida que tenga claro qué es lo que realmente lo impulsa a cambiar, idealmente será más agradable lograr sus objetivos. Póngalo en práctica el 1 de febrero.

Comience el nuevo año con un plan que lo lleve hacia el éxito. Disfrute el proceso y cree metas que le proporcionarán la salud y el bienestar que desea.