Beatriz Preciado ha usado bigote pero hoy no lo trae. Es mujer porque así lo parece pero a veces decide no serlo. Las chicas la atraen sexualmente, tanto como a los miles de hombres heterosexuales que a partir de los años 50 encontraron un oasis en la revista "Playboy".

En el origen de este emporio, que ahora es una fabrica enorme de producción de capital , pueden ubicarse signos de la cultura hipermediatizada de nuestros días, y el principio de las redes sociales, afirma Preciado, quien gracias a una noche de insomnio decidió investigar sobre el fenómeno Playboy hasta componer el libro "Pornotopía" que fue finalista del Premio Anagrama de Ensayo 2010.

Presenté el libro porque lo quería publicar en Anagrama pero en la editorial me dijeron que por qué no lo presentaba al concurso y, bueno, me sorprendió mucho que quedara finalista, ahora que lo pienso el jurado estaba compuesto por caballeros mayores de 50 años que seguramente leyeron con gusto Playboy , afirmó.

Hablar de "Playboy" es hablar de una arquitectura mediática que usa a la pornografía como un mecanismo de producción pública de lo privado y de capital.

Primero fue la revista, pero luego los diseños del ático para soltero , la Mansión y sus múltiples clubes a lo largo del mundo, más un programa de televisión, todo abonó a la pronta sofisticación de la empresa que haría millonario a su creador Hugh Hefner (1926), quien a sus 83 años sigue siendo un adolescente , dice Preciado.

En realidad lo más importante de la mansión no sólo son las chicas y Hugh Hefner en batín, sino que es el centro de producción y de operaciones de un grupo multinacional, en donde lo importante es la representación, es decir: cómo a través de la tecnología se traduce una ficción de domesticidad, de intimidad, privacidad, de sentimiento y placer, de tal manera que hoy ya no es el cuerpo el fundamento de la sexualidad, sino las tecnologías de comunicación , que lo posibilitan, lo crean y lo reproducen, afirma la autora.

La revista creada en 1953 y que a fines de los 70 era la más vendida de EEUU, con 6 millones de ejemplares, representó un ataque frontal a las relaciones tradicionales entre género, sexo y arquitectura .

La utopía del porno

En "Pornotopía", Preciado entrega un sesudo análisis de la estructura económica, simbólica y de poder que creó Hefner con su empresa desde la década de los 50.

En su lúcido ensayo, Preciado hace un recorrido por la historia de la sexualidad y de los aparatos de control en la sociedad moderna para identificar en el principio de la reclusión mediática en la que el hombre posmoderno conoce el mundo, se informa y crea cultura.

Preciado aporta el concepto de farmacopornografía para identificar el regimen actual en el que el cuerpo humano está sometido a una amplia gama de fármacos que lo modifican: desde la Dexedrina (usada por Hefner para no dormir), el Viagra hasta las píldoras del día siguiente, con este concepto identifica un capitalismo en que los fármacos generan beneficios millonarios mediante la pornografía, de hecho la píldora ha sido el motor de la industria pornográfica, y ha permitido que el sexo genere más capital que la reproducción.

[email protected]