La momia de una niña de ocho años y su ajuar funerario, que se calcula pertenecen a la cultura Inca o a la Pacajes, fueron repatriados a Bolivia de una universidad de Estados Unidos, donde permanecieron desde 1890, informaron este lunes autoridades bolivianas.

Se trata de la osamenta de una niña que vivió hace unos 500 años y fue extraída de un "chullpar" (torre funeraria) de los Andes bolivianos por un ciudadano estadounidense que la entregó en 1890 al museo de la Universidad de Michigan.

La momia, que está en buen estado de conservación, "está asociada a las culturas Pacajes (años 1100 dC [después de Cristo]-1450 dC) e Inca (1450 dC-1532 dC) ya que esta técnica de momificación era usual entre los Pacajes, aunque la momia posee también atributos incas", dijo un comunicado del Ministerio de Culturas.

Según esa entidad estatal "los Pacajes no dejan de existir con el dominio inca, sino que ambas culturas coexisten en una sinergia cultural muy compleja".

"Esta repatriación es histórica porque no solo repatriamos una pieza cultural, sino se está repatriando un cuerpo ancestral (...) de una niña de 8 años", destacó el canciller Diego Pary en una ceremonia pública, al entregarlos al Ministerio de Culturas para su preservación.

La cancillería boliviana coordinó la devolución con el profesor de antropología de esa universidad estadounidense, William Lovis.

Lovis escribió en un informe el año pasado que la niña fue sepultada junto con "sandalias de cuero, una bolsa de maíz, frutas y frijoles, una honda y una calabaza llena de pequeños guijarros", que también fueron devueltos al Estado boliviano.

La devolución de esas piezas "nos abre, sin lugar a dudas, otro espacio para seguir investigando", dijo la ministra de Culturas, Wilma Alanoca, que dijo que la momia y su ajuar serán resguardados en el Museo Nacional de Arqueología.