El plazo de la convocatoria para postularse a la segunda Beca Jenkins-Del Toro, accesible para mexicanos que deseen cursar estudios de licenciatura o maestría sobre el séptimo arte en alguna de las escuelas especializadas de mayor prestigio el extranjero, llega a su fin este mismo lunes.

En un corte de caja antes del conteo definitivo, con la suma de aquellos que logren registrarse hasta el cierre de esta jornada, es positivo y, con aproximadamente 150 registros, esta edición superará por tres decenas la convocatoria que le antecede. Así lo comparte Juan Carlos Robles, coordinador de la beca, en entrevista con El Economista.

“Hay más interés por la beca este año y creemos que será exponencial, aunque ya ha tenido muy buena respuesta de parte de los jóvenes que estudian cine o tienen aspiraciones para hacerlo. Las bases son prácticamente las mismas a las del año pasado, salvo ajustes mínimos. Pedimos un proyecto cinematográfico ya terminado (largometraje o cortometraje), y un video de intención en el que los aspirantes le comenten al jurado por qué se merecen la beca, entre otros requisitos como un nivel de calificaciones o comprobar que son mexicanos”.

Aunque las bases de la Beca Jenkins-Del Toro explican que en cada edición se beneficiará a un realizador, el año pasado el jurado tomó la decisión de becar a dos aspirantes: María Candelaria Palma, también egresada del programa Ambulante Más Allá, por el cortometraje documental Rojo, que aborda la realidad de los artistas callejeros en la ciudad de Acapulco, y Alejandro Ríos Rodríguez, por el cortometraje animado Los gatos, que cuenta la historia del encuentro fundamental entre un gato y un anciano. Ambos trabajos recibieron distintas nominaciones y premios en festivales del país y el extranjero.

“Hay mucho talento. El objetivo de la beca es encontrar y promover ese talento de los jóvenes mexicanos, es darles el apoyo, tratar de impulsar a una persona a la vez dentro de la industria. Si bien la beca es una experiencia que va a cambiar definitivamente la vida de una persona, la intención es que poco a poco se vaya cambiando el rostro de la industria cinematográfica en México. Esperaríamos que cada año saliera un Guillermo del Toro, un Chivo Lubezki o un Cuarón. Al final solamente apoyamos a una persona, pero hay cientos con las aptitudes para lograrlo”, comparte el coordinador.

El jurado será integrado por el realizador mexicano Guillermo del Toro, impulsor de la beca junto con la Fundación Mary Street Jenkins. El año pasado dicho comité estuvo conformado por la directora del Festival Internacional de Cine de Morelia, Daniela Michel; el actor y realizador Diego Luna; el director de la Filmoteca de Madrid, Chema Pardo, y el académico de la Universidad de las Américas, Silvestre López, además del propio Del Toro.

“Hay un primer filtro, que es por parte de la coordinación de la beca que tiene que ver con cuestiones de admisibilidad. Después se pasa a un comité de selección que está integrado por siete profesionales de cine y tres estudiantes de último año de universidades de cine en Guadalajara. Ellos califican los proyectos. Los mejores calificados pasan al jurado, que es el encargado de seleccionar al ganador”, explica el responsable.

El ganador de este año se dará a conocer en el marco de la edición 35 del Festival Internacional de Cine de Guadalajara, que se efectuará del 20 al 27 de marzo próximos.

Beca Jenkins-Del Toro

• Son 60,000 dólares anuales

• Se cubre la colegiatura, la estancia donde el beneficiado elija estudiar, alimentación, un seguro de gastos médicos, una cantidad para gasto corriente para materiales de estudio.

• La obra presentada deberá haberse producido dentro de los 16 meses previos a la inauguración del FICG 2020.

Los recursos son aportados por:

• Fundación Mary Street Jenkins

• Patronato del FICG AC

• Universidad de Guadalajara

• Fundación Universidad de Guadalajara AC

• Guillermo del Toro

Fundación Mary Street Jenkins

Fundada por el empresario estadounidense residido en México William O. Jenkins en 1954, esta institución filantrópica ha apoyado el desarrollo integral de la población en el país en proyectos educativos, culturales, de salud, en el deporte y de asistencia social. Algunas de las labores en las que ha participado son la reconstrucción de la zona arqueológica de Monte Albán, la recuperación de los centros históricos de la Ciudad de México y Puebla, la reconstrucción y recuperación de recintos culturales dañados por los sismos del 2017 y la impresión de los catálogos del Museo del Palacio de Bellas Artes, entre otros.

[email protected]