El poeta Juan Gelman (Buenos Aires, 1930) aseguró que la poesía puede hablar de todo, de política, de la última hoja caída el otoño, del niño al que le pegó la madre, de una piedra encontrada en la calle y hasta de amor, una cosa que no es tan simple .

Porque, sostuvo, el único tema de la poesía es ella misma. Y de esta forma una piedra encontrada en la calle puede hacer un gran poema o se puede hacer algo que se podría destinar a usos más útiles desde el punto de vista fisiológico , añadió el vate al presentar la cuarta edición de Cólera buey, en el Palacio de Bellas Artes.

Gelman se reunió en la Sala Manuel M. Ponce del máximo recinto cultural del país con su amigo, el poeta José Ángel Leyva, con quien charló, comentó una y mil anécdotas, leyó poemas de su autoría y contó historias, hasta entonces, inéditas entre quienes lo han seguido como admiradores de su obra poética.

El pretexto de la recepción fue la presentación, organizada por el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), de la cuarta edición del mencionado poemario, que reúne textos escritos por Gelman entre 1962 y 1969, la mayoría de ellos, de claro corte anecdótico-político.

Durante la velada, Leyva manifestó que Cólera buey fue editado por primera vez en La Habana, Cuba, en 1965, y posteriormente ha sido reeditado en 1971 y 1994. En el verano del 2011, por convenio entre Posdata Editores y la Universidad Autónoma de Nuevo León apareció esta nueva edición .

El poeta destacó que se trata de una obra fundamental , pues la poesía que ofrece Gelman en este volumen es profundamente humana, aunque el gesto subversivo no radica en la vertiente ideológica, sino en la revelación de una sintaxis que se resiste a todo orden, original del poeta argentino.

Los textos de Cólera buey muestran que la percepción de la realidad en la poesía se encuentra en continuo proceso de transformación.