La competencia por conocer quién es el mejor amigo del hombre tiene toda una larga tradición en México desde los años 30, cuando miembros de la clase obrera y hasta los de la alta sociedad comenzaron a exhibir el cariño por sus canes en diversos festivales.