El próximo 13 de noviembre, dos de las mentes más creativas y reconocidas del séptimo arte en México, Alfonso Cuarón y Guillermo del Toro, trenzarán una conversación en torno al tema “Monstruos y silencios. Narrativas para un siglo turbulento”, misma que ya fue grabada pero que será pública hasta entonces.

Dicha conversación abordará la realidad que estamos viviendo y la manera en la que ha impactado socialmente y en particular en el quehacer cinematográfico. Se dará como parte inaugural del XIV Congreso de la Asociación Mexicana de Psicoterapia Analítica de Grupo (AMPAG), ya para beneficio del Grupo Solidario Ubuntu, una asociación civil en Guadalajara, Jalisco, que busca la recomposición del tejido social mediante la conformación de organizaciones comunitarias independientes y productivas.

“Lo que ustedes van a ver es un evento como el que soñábamos que sería en vivo, un encuentro íntimo y honesto. El punto de partida es el efecto que las narrativas de la realidad tienen en la creación. Cuando Gabriel Vallejo —presidente del Grupo Solidario Ubuntu— nos invitó a Guillermo y a mí a participar en el marco del congreso, para hacer la conferencia, inmediatamente brincamos, diciendo que sí, sobre todo por el apoyo al Grupo Solidario Ubuntu, porque nos conmueve mucho. Es un gran ejemplo de cómo pueden funcionar las cosas bien. De cómo una comunidad puede reparar el tejido social y ser intensamente productiva y además solidaria. Para mí es una inspiración y creo que hablo por Guillermo cuando digo esto”, declaró Alfonso Cuarón en una conferencia virtual efectuada este lunes para anticipar a lo que el público interesado tendrá acceso.

Todo lo recaudado en este cruce, cuyas entradas virtuales están disponibles a través de e-ticket, será destinado para el financiamiento de los proyectos sociales que Grupo Ubuntu desarrolla en Jalisco, así como para dar visibilidad a las acciones que AMPAG lleva a cabo.

Cuarón adelantó que el público será testigo de una conversación como la que sostendrían en lo íntimo, así como en torno a los procesos creativos de ambos cineastas desde la hoja en blanco, la semilla.

A pesar de la distancia, dijo, la plática "se empezó a parecer a una de las llamadas telefónicas que tenemos. Hay una parte muy íntima y muy personal. Me sorprendió muchísimo porque había un afán de conocimiento por parte de los dos, al estar rebotando ideas, experiencias, había un intento de aprender”, añadió.

Explicó que en este cruce de ideas, Del Toro hizo énfasis en el oficio, dado que está concentrado en reconsiderar su importancia en el quehacer fílmico, pero también en la relevancia de recuperar el lado emocional de lo común.

“Queremos poner nuestro granito de arena en la reparación del tejido social en México. Es muy claro que cuando ves el cine de Guillermo hay un afán de saneamiento, hay una exploración a esos monstruos, pero tomando muchas caras; algunas veces esos monstruos ni siquiera es que sean la representación de los males humanos sino que son el refugia frente a ese mal”, explicó el cinco veces ganador del premio Oscar.

Sobre la pandemia como un fenómeno que lo ha trastocado todo, finalmente, dijo que ya no habrá un regreso a la normalidad, sino a un nuevo mundo sin pandemia, una realidad cambiada. Y más que eso, se reflexionará en lo que estamos construyendo y hacia dónde vamos como sociedad.

El 15 de noviembre se llevará a cabo una retransmisión del conversatorio. Es posible adquirir boleto vía http://www.eticket.mx/.

ricardo.quiroga@eleconomista.mx