Durante la FIL 2015 representantes de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem) presentaron las cifras más relevantes para el sector editorial en el 2014.

Carlos Anaya, secretario del Consejo Directivo de la Caniem, fue el encargado de dar las malas noticias, pues el año pasado la producción y venta de libros disminuyó luego de una buena racha: el total fue de 306 millones de ejemplares; sin embargo, se contabiliza la producción del sector privado con la producción que la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos (Conaliteg) distribuye de manera gratuita.

Explicó que la producción editorial del sector privado representa 46% y se compone de la edición para programas de gobierno con 44.3 millones de piezas y la edición para mercado abierto, con 97 millones de ejemplares.

Agregó que desde el 2010 se había presentado un constante incremento en la producción de las ediciones privadas hasta el 2014, año en que se presenta una reducción de 2.9%, lo que significó 4.3 millones de libros menos.

Este decremento en la producción se observa sólo en la producción que se distribuye en el mercado abierto, mientras que la producción que se realizó para los programas de la Conaliteg aumentó en 700,000 ejemplares , dijo.

Por otra parte, la venta de 4.7 millones menos de ejemplares vendidos significa una reducción de 3.2% con respecto al 2013. Este decremento es el segundo consecutivo, ya que en el 2013 se presentó una reducción de 2.4% de ejemplares.

El descenso en venta se da exclusivamente en las ediciones que se distribuyeron en el mercado abierto, que pasaron de 104.8 millones en el 2013 a 97.8 millones en el 2014; es decir, dejaron de venderse 6 millones de libros.

Pérdidas en facturación

El representante de la Caniem aseguró que se facturó 2.5% menos que en el 2013.

Alrededor de la cuarta parte de ventas de ejemplares del sector privado se hizo para el programa de secundaria de texto gratuito del gobierno; sin embargo, esta venta apenas representó 10% de la facturación total , detalló.

Explicó que en general, los libros de educación básica, entre la Conaliteg y mercado abierto, participaron con 46.9% de la venta total, pero con 42.8% de la facturación. Esto es un comparativo que nos permite reflexionar sobre una pérdida directa para los vendedores de libros, ya que los que generan mayor facturación son las librerías, con 34% de la facturación total, mientras que la participación del gobierno es de 13% de la facturación total , detalló.

Las ferias de libro ?son importantes

La facturación obtenida en pesos a través de ferias de libros también son un punto significativo, ya que es donde se concentran ventas importantes en pocos días.

Explicó que el monto de venta más alto para un expositor se registró en la FILIJ, con 200,000 pesos de ventas para un expositor, mientras que el menor monto se registró en la Feria del Libro de Tlaxcala, donde un expositor en promedio facturó 10,000 pesos en todo el evento.

Cabe hacer hincapié que las ferias aquí registradas no comprenden la totalidad de las ferias realizadas en el país, sólo donde la Caniem realizó encuesta; en el caso de la FIL de Guadalajara, ellos presentan sus propios números , dijo.

Por último, José Ignacio Echeverría, también representante de la Caniem, dijo: Creemos que la situación económica priva en estos asuntos, todos sabemos que el libro es un objeto muy prescindible cuando la economía es precaria . Agregó que aunque recientes encuestas indican que se lee más en el país, no es reflejo de las ventas.

[email protected]