La Procuraduría Federal del Consumidor publicó en el Diario Oficial de la Federación un acuerdo por el que se emite el Código de Ética en Materia de Comercio Electrónico. El código busca establecer “los valores y principios” que los proveedores que quieran adherirse a él “tendrán que observar en las actividades de comercio electrónico, a fin de respetar y promover los derechos del consumidor”.   

Según lo publicado por el procurador, Ricardo Sheffield Padilla, en el DOF, este código de ética recoge los estándares mínimos para las actividades comerciales que se realicen por medios electrónicos; así como para los mecanismos de verificación de estos estándares.

El Código de Ética de la Profeco sigue a la Norma Mexicana de Comercio Electrónico (NMX-COE-001-SCFI-2018)  y al igual que ésta, su observancia es voluntaria para todas aquellas “personas físicas y morales, nacionales y extranjeras que ofrecen, distribuyen, venden, arriendan o conceden el uso o disfrute de bienes productos y servicios, en las transacciones, efectuadas a través del uso de medios electrónicos digitales en el territorio nacional”.   

El cumplimiento del código de ética será obligatorio para aquellos proveedores que se adscriban a él y tendrá efectos vinculantes. En el caso de aquellos proveedores que ya cuenten con un código de ética, “podrán expresar su conocimiento de este código y tomarlo como referencia para igualarlo o ampliarlo”.

El documento publicado en el DOF incluye secciones sobre la normativa que deberán contemplar los proveedores de productos y servicios a través de canales digitales; sobre su disponibilidad en la colaboración con las autoridades en caso de que los consumidores se vean afectados; sobre la claridad en la difusión de los medios de indentidad, pago y envío que utilizan, y sobre los términos y condiciones que deben publicar en sus tiendas virtuales y plataformas de comercio electrónico. 

También abarca a la publicidad digital; la protección de derechos humanos y los mecanismos de solución de conflictos.

Para adherirse al código de ética, los proveedores que así lo deseen tendrán que llenar un formato de solicitud de obtención del código que se encuentra en el sitio web de la Profeco con su nombre comercial, su Registro Federal de Contribuyentes y su correo electrónico; además de su proyecto de código de ética, que será revisado por la procuraduría para determinar si cumple con los estándares mínimos del Código de Ética de la Profeco.

La procuraduría llevará a cabo monitoreos de los proveedores adheridos al Código de Ética cada cuatro meses. “Dicho listado se publicará en el Padrón de Proveedores Responsables en Comercio Electrónico publicado en la página oficial de la Procuraduría”, asienta el documento. En caso de que los proveedores adheridos al código no cumplan con él, la Profeco podrá solicitar la cancelación de su adhesión. 

Distintivo Digital

La Profeco también publicó en el Diario Oficial de la Federación un acuerdo para dar a conocer los “Lineamientos para la solicitud, uso y registro del distintivo digital Profeco, que tienen el objetivo de fijar los requisitos para obtener y usar el Distintivo Digital Profeco. Según el documento, este distintivo digital se trata de una herramienta para generar confianza en los consumidores.  

Para poder obtener este distintivo, entre otros requisitos, los proveedores deberán sujetarse voluntariamente a la Norma Mexicana de Comercio Electrónico; llenar un formato de solicitud; ser proveedores con al menos un año de antigüedad que estén inscritos ante la Secretaría de Hacienda; haberse adherido al Código de Ética publicado por la Profeco, y pagar la tarifa autorizada por la autoridad, que no se especifica. La vigencia del distintivo es anual. 

rodrigo.riquelme@eleconomista.mx