“Nuestros dispositivos son vulnerables y tienen la capacidad de escucharnos”, dijo la activista estadounidense Chelsea Manning durante su conferencia magistral en el C2 Montreal.

Durante su conferencia magistral, Manning creó una red neuronal con los dispositivos móviles del público asistente. En un experimento de confianza, el público cedió sus dispositivos para crear un arma poderosa. Para Manning, los usuarios no son dueños de sus dispositivos. “Cada uno de nuestros dispositivos puede ser un objeto que puede escucharte”, dijo.

Chelsea Manning fue acusada por el gobierno estadounidense en el 2013 por cargos de espionaje y ayudar al enemigo y violaciones al Acta de Espionaje, luego de haber filtrado más de 750,000 documentos clasificados y material sensible del ejército a WikiLeaks. Un día después de que fue sentenciada a cumplir una pena de 35 años por sus crímenes, Manning reveló su transición de género y dejaría su identidad de nacimiento, Bradford Manning, para convertirse en mujer.

En el 2017, Manning fue liberada de prisión, luego de pasar más de siete años en cautiverio y ha tomado un nuevo rol como activista de los derechos LGBT y una defensora de los derechos digitales.   

La exmilitar estadounidense llegó a la conferencia de tecnología e innovación con la consigna de impulsar la inclusión en la industria de la tecnología y con la intención de plantear un manifiesto ético que sea utilizado en el desarrollo de nuevas herramientas tecnológicas.

Además, considera que las sociedades digitales del futuro deberán de volverse mucho más activos y críticos, y los creadores de estos sistemas deben de saber los riesgos que se pueden desencadenar cuando estas herramientas caen en las manos incorrectas.

Manning cuestionó los sistemas de analítica de datos que son utilizados para discriminar y que contribuyen a una falta de inclusión en las sociedades actuales.

Pero los retos se irán haciendo más complejos hacia adelante. El desarrollo de sistemas de inteligencia artificial machine learning y los sistemas de análisis de big data deben de hacerse preguntas éticas sobre cómo a medida que le delegamos mayores responsabilidades a estos sistemas, le debemos ayudar a la toma de decisiones y que estas decisiones tengan un fundamento humanista. Una de las interrogantes que planteó es: ¿Cómo un vehículo autónomo decidirá sobre si morirá una persona o a un grupo de personas para prevenir un accidente?

Tecnología que proteja al usuario

Para Manning los desarrolladores de tecnología y las nuevas sociedades digitales deben desarrollar tecnología diseñada para proteger a los consumidores. Los gigantes del internet como Facebook o Google comercializan los datos que los usuarios ceden voluntariamente y muy pocas veces se hace un ejercicio de autocrítica sobre cómo protegemos nuestra propia privacidad.

La protección de datos personales fue uno de los focos de interés dentro de la conferencia C2, donde también se abordó las repercusiones que tendrá la implementación de las leyes GDPR en la Unión Europea.

Aunque Manning aplaude que lleguen este tipo de iniciativas desde los gobiernos, también es enfática en que los usuarios debemos de tener mayor conciencia sobre cómo protegemos nuestros datos, y considera que no debemos ser dependientes a estos marcos regulatorios.   

“Necesitamos desarrollar tecnología que ayude a las personas y no que las vigile”, aseguró Manning y los usuarios de estas herramientas debemos de exigir una mayor transparencia sobre cómo se utilizan los datos que cedemos voluntariamente.

Inclusión en la sociedad

Otro de los retos que Chelsea Manning quiere atacar es la falta de inclusión que existe en el mundo de la tecnología. Durante un taller que ofreció previo a la conferencia magistral, la activista estadounidense aseguró que ahora quiere impulsar una mayor cultura de inclusión no nada más en la industria tecnológica sino en todos los niveles de la sociedad. Para la activista estadounidense uno de los ideales de una sociedad incluyente se parece a la visión de inclusión que representaba una serie como Star Trek.

Chelsea Manning no llegó al C2 con una visión absoluta sobre la inclusión, pero quiere contribuir a que se abran espacios de diálogo para que las personas empiecen a generar estos cambios desde sus comunidades. “Éstas son preguntas que todas las sociedades deberían de estarse haciendo todos los días”, dijo Manning y las industrias tienen que abrir sus diálogos para que no todo esté enfocado en los códigos de programación.

[email protected]