La startup estadounidense de leasing para automóviles, Fair, recibió una inyección de capital de la mano de BMW i Ventures y el Penske Automotive Group.

La firma de Santa Mónica, California, aseguró 1,000 millones de dólares para financiar su deuda de un grupo de bancos de inversión.

Además de los 1,000 millones recabados para financiar su deuda, la compañía aseguró un financiamiento no divulgado para la expansión de sus operaciones con la participación de la automotriz alemana Mercedes Benz, según un reporte del sitio de tecnología, TechCrunch.

El mes pasado, la firma concretó otra inyección de capital por 16 millones de dólares, de un grupo de fondos de capital de riesgo de Silicon Valley. 

La startup estadounidense quiere tener presencia en todo el estado de California para finales del 2017 y extender su red hacia otros mercados en Estados Unidos. 

"Está claro que la tecnología está transformando la forma en que compramos y somos propietarios de nuestros autos, y el consumidor es el ganador, con opciones más simples, más flexibles y más rentables que nunca"dijo Scott Painter, fundador y CEO de Fair, en un comunicado.

"Fair está a la vanguardia de hacer que la movilidad personal sea más accesible para una nueva generación de clientes", agregó Painter.

Para Ulrich Quay, director general de BMW i Ventures, la startup"ofrece una experiencia de cliente completamente nueva".

Fair "permite a los usuarios acceder a los vehículos sin un plazo fijo. Esto atrae especialmente a las generaciones más jóvenes que desean modelos de uso más flexibles".

La compañía fundada en el 2016 quiere ayudar a transformar la industria automotriz, con un modelo de leasing que permite al los usuarios comprar, aprobar y pagar créditos automotrices a través de un Smartphone, con miras a ser un pionero en la industria del “car-as-a-service”.

abr