El mundo digital está frente a una explosión de datos más grande de la que se esperaba. En la versión 2012 del estudio Universo Digital de la firma de análisis IDC y la tecnológica EMC, divulgado en enero de este año, se calcula que para el 2020 el volumen de información digital a nivel mundial llegará a los 40 Zettabytes (ZB).

El pronóstico es 14% superior a los 35 ZB proyectados para el mismo año en el estudio del 2010.

Toda la información contenida en bases de datos empresariales y gubernamentales, fotografías y videos en formato digital, la actividad de los cibernautas en redes sociales o los correos electrónicos son algunos ejemplos que componen este escenario.

La actualización a 40 ZB, equivalente a la capacidad de almacenamiento de 10 billones de DVD, implica un volumen de información 50 veces mayor a la existente en 2010. El estudio pronostica que el mundo digital se duplicará cada dos años a partir del 2012, cuando se calculó un volumen de 2.8 ZB.

Para dimensionar esta cifra, Alfredo Taborga, director de Marketing para América Latina ejemplifica:

Se estima que en las playas del mundo existen 700 trillones 500,000 billones de granos de arena. Si quisiéramos representar el crecimiento con granos de arena, tendríamos que multiplicar toda la arena del mundo 57 veces .

El directivo destacó que el volumen de información esperada para los próximos ocho años equivale a que cada persona en el mundo le corresponda un promedio de 5,247 Gigabytes.

Pero la mayoría de la información está desaprovechada y no genera valor económico y social, de acuerdo con IDC y EMC.

Cálculos contenidos en el estudio revelaron que el 23% del universo digital del 2012 tiene potencial de generar valor y utilidad para negocios, organizaciones y gobiernos.

Esta información permite, por ejemplo, conocer desde hábitos de vida y consumo de los ciudadanos, generar proyecciones de producción en las industrias, o incluso medir daños medioambientales con mayor exactitud para generar acciones de protección y prevención de mayor impacto, explicó en entrevista el directivo de EMC.

Pero sólo el 0.5% de esa información útil se ha sometido a análisis, lo que revela una gran brecha entre el Big Data y su uso productivo. El resto de la información no sabemos para qué la guardamos y ni qué vamos a hacer con ella , refiere Taborga.

La visión de EMC es que se tienen que impulsar las soluciones de analítica de datos para obtener un mayor provecho del llamado Big Data pues la perspectiva es que en el 2020 el 33% del mundo digital tiene el potencial de generar valor.

SEGURIDAD, EL RETO

Aprovechar el valor de los datos se acompaña de un reto: la responsabilidad sobre la información.

Según el estudio, de todo el universo digital del 2012, el 19% tenía algún tipo de seguridad cuando cerca del 35% requería algún tipo de protección.

Se necesita mejorar la gobernanza de la información. Más allá de la protección informática, se tienen que establecer políticas sobre quién tiene acceso a qué información y quién tiene derechos de consulta; y establecer un respaldo de la información para hacerla recuperable y que las empresas tengan procedimientos de qué hacer sobre la información, incluyendo procesos de calidad como los ISO y la privacidad de los datos personales , consideró Taborga.

Esto será fundamental para el desarrollo de la ciudadanía con proyectos como las urbes inteligentes, los programas de gobierno digital así como para la transparencia gubernamental y la apertura de las bases de datos públicas a la ciudadanía para el desarrollo de soluciones que mejoren la calidad de vida de los habitantes, acción conocida como open government .

NO TODO ES LA NUBE

Aunque el cómputo en la nube es una de las principales tendencias que impulsarán el gasto en Tecnologías de la Información, todavía estará lejos de ser la tecnología dominante en el mundo de la información digital.

Las proyecciones del estudio muestran que para el 2020, sólo el 37% de los datos serán tocados por la nube y el resto residirá en los servidores propios de las empresas y organizaciones.

El número de servidores en el mundo va a crecer 10 veces de aquí al 2020 y estará muy relacionado al crecimiento del cloud computing. Y si bien cloud va a seguir creciendo, en 2020, el 63% de la información no va a ser tocada en la nube , dijo Taborga.

De la información que sí esté alojada en la nube, casi 50% va a ser la que haga el mayor volumen de información en la nube con el enriquecimiento del contenido de proveedores como Netflix, iTunes o Amazon, así como el crecimiento de los participantes en este mercado.

¿QUIÉNES GENERAN LA INFORMACIÓN?

El reporte de IDC y EMC calcula que de los 2.8 ZB del 2012, 1.3 ZB fueron generados en conjunto por las organizaciones y el consumidor; 0.3 ZB fueron exclusivos de los usuarios y el resto, exclusivamente por las empresas.

Esto contempla no solo la información original sino también su replicación. Por ejemplo, incluye la fotografía de una reunión que tus amigos te envían por correo electrónico y decides darle forward para compartirla con más personas. También a los sistemas empresariales como los ERP y CRM que generan la compartición de la información , explicó Taborga, de EMC.

Por región geográfica, las economías emergentes representaron el 36% del mundo digital; mientras que el 32% fue de Estados Unidos; 19% de Europa Occidental. Pero estas proporciones verán un importante cambio en los próximos años.

Gracias a los crecimientos de países como China o India, IDC y EMC proyectan que en el 2020 el 62% de la información digital se producirá en los mercados emergentes y el resto en las economías maduras como Estados Unidos y Europa.

Ya no son sólo las grandes compañías las que generan los grandes volúmenes de información, sino cada uno de los individuos, al tomar una foto con su teléfono y subirla a las redes sociales o compartirla en Internet, ya son parte del fenómeno de la generación del universo digital , concluyó Taborga.

[email protected]