Un total de 100 millones de euros (aproximadamente 2,700 millones de pesos) serán destinados por Santander en los mercados en los que opera, a iniciativas solidarias de lucha contra el coronavirus, principalmente con la compra de equipo médico y en apoyo a la investigación del Covid-19 que ha dejado ya casi 3 millones de contagios y más de 200,000 decesos en el mundo.

En México, gracias a la donación de colaboradores de todos los niveles de responsabilidad, se han conseguido 17.4 millones de pesos, que se destinarán a la compra de equipo de protección a personal médico y de enfermería del sector público.

Además, desde Santander Universidades en México, se han redirigido alrededor de 55 millones de pesos a becas de educación en línea, favoreciendo a más universitarios en este periodo, y se han puesto en marcha las becas #YoMeQuedoEnCasa.

Fue en marzo cuando Santander anunció la creación de un fondo solidario para la lucha contra el coronavirus por un importe mínimo de 25 millones de euros. Este estuvo financiado inicialmente con el 50% de la retribución de este año de la presidenta global del banco, Ana Botín, y del consejero delegado José Antonio Álvarez, mismos que decidieron cederlo al fondo. También, con un 20% de la retribución de los consejeros no ejecutivos y las aportaciones voluntarias de los empleados.

De esta forma, explicó Santander, el fondo ha crecido ahora hasta 54 millones de euros con nuevas contribuciones en los últimos días de los distintos países por medio de donaciones voluntarias de los empleados y de terceros, así como de fondos aportados directamente por las filiales del grupo. 

Adicional a ello, Santander aporta otros 46 millones de euros, redirigiendo fondos de determinados proyectos, hacia iniciativas dedicadas a la lucha contra el coronavirus y la protección de aquellos grupos vulnerables más impactados por la enfermedad en varios países.

La institución financiera puntualizó que unos dos tercios de esos fondos se han destinado a proyectos que están llevando a cabo universidades y centros de investigación en diferentes áreas y países, como la coordinación de la respuesta con las administraciones, el fortalecimiento del sistema universitario en su transición digital, con especial atención a los estudiantes más vulnerables, y la investigación, tanto en vacunas como en fármacos y diagnóstico.

“Queremos ser parte de la solución de esta emergencia sanitaria y económica sin precedentes. Nuestra prioridad es la salud de nuestros empleados, a la vez que damos continuidad al negocio y apoyo financiero a los clientes. También estamos haciendo todo lo posible para ayudar a los hospitales, al personal sanitario y a las distintas organizaciones y fundaciones que están trabajando para luchar contra el coronavirus”, expresó Ana Botín, presidenta de Banco Santander.

Por otra parte, el banco destacó que sigue centrando su actividad en contrarrestar los efectos de la pandemia con iniciativas específicas.