La correcta implementación de la llamada Ley Fintech —una vez que se apruebe en la Cámara de Diputados— y la emisión de su regulación secundaria son, sin duda, uno de los principales retos que enfrentará la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) con su nuevo presidente, Bernardo González Rosas, al frente, según documentos del propio órgano regulador.

La Ley Fintech contempla cuatro figuras principalmente: el financiamiento colectivo o crowdfunding, los activos virtuales o criptomonedas, las API o intercambio de información entre instituciones y la regulación sandbox o de prueba.

Una vez que se apruebe en la Cámara de Diputados, la CNBV deberá ir emitiendo una regulación secundaria gradual para cada una de estas figuras, además de que se encargará de dar las autorizaciones y supervisar a este tipo de entidades de tecnología financiera.

Actualmente, la comisión bancaria regula y supervisa a más de 5,000 entidades financieras, y con la Ley Fintech, el número de instituciones mostrará un crecimiento importante. El anterior presidente, Jaime González Aguadé, llegó a comentar en su momento la necesidad de contar con más presupuesto y retención de talento en esta dependencia, ante el incremento de los sujetos regulados.

Otro reto que el órgano regulador  y su nuevo presidente tienen enfrente es seguir con el fortalecimiento de la regulación y supervisión en materia de Prevención de Lavado de Dinero y Financiamiento al Terrorismo (PLD-FT), luego del reporte sobre la evaluación que realizó en el 2017 el Grupo de Acción Financiera Internacional.

Aunque la CNBV tuvo un resultado positivo en este informe y cuyos resultados se dieron a conocer hace algunas semanas, se manejaron algunos pendientes que tienen que ver más con la labor de otras dependencias encargadas de este tema.

Atentos a la volatilidad

De igual forma, uno de los retos constantes de la CNBV, de acuerdo con la institución, es poner especial atención en las vulnerabilidades y riesgos que presenten las instituciones financieras supervisadas, como resultado de la volatilidad en los mercados internacionales y enfocarse en aquellas entidades que representen mayor riesgo.

La CNBV constantemente revisa y da a conocer los niveles de capitalización y liquidez de los bancos, pero pone especial énfasis en los que representan un riesgo sistémico por el tamaño. Hasta ahora, todas estas entidades rebasan con creces los niveles mínimos requeridos.

En materia bancaria, también tiene pendiente la autorización para que empiecen a operar al menos otros dos bancos, además del proceso de fusión de Banorte con Interacciones y la compra del Deutsche Bank por parte de Investa, así como la de Bankaool por parte de Ve por Más.

También, que los bancos empiecen a cumplir con el uso de herramientas biométricas para la identificación de sus clientes y con ello prevenir fraudes financieros.

Asimismo, establecer una agenda regulatoria (además de la referente a las fintech) para el resto del 2018, misma que permita programar las modificaciones regulatorias identificadas como prioritarias para el año.

También le tocará al exfuncionario de la Secretaría de Hacienda, en breve, que quede todo listo para la operación de la nueva bolsa de valores (BIVA) y su correcta operación, además de la regulación y supervisión de la misma.

En cuanto al sector de ahorro y crédito popular, debe dar seguimiento al caso de la sofipo fraudulenta Ficrea y continuar con la autorización de nuevas entidades de este tipo, así como su consolidación.

El seguir aplicando sanciones y darlas a conocer al público en general también es otro de los pendientes constantes de la comisión, lo mismo alertar a la población sobre entidades que estén violando la ley.

coordinó el diseño de la reforma financiera en 2013

González Rosas, con amplia trayectoria en el sector financiero

Bernardo González Rosas llega a la presidencia de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) luego de casi dos meses de que Jaime González Aguadé dejara el cargo para irse al equipo de José Antonio Meade. Sin embargo, ya había estado en esta comisión, además de que su trayectoria es amplia dentro del sector financiero mexicano.

Antes de presidir la CNBV, fungía como titular de la Unidad de Banca, Valores y Ahorro de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), donde era encargado de coordinar la política regulatoria del sector financiero, incluida la CNBV)

Es licenciado en Administración por el Instituto Tecnológico Autónomo de México y maestro en Política Pública por la Universidad de Georgetown, con una destacada carrera en diversas posiciones del sector financiero a lo largo de los últimos 16 años.

Ha laborado en el Instituto para la Protección del Ahorro Bancario, en el Banco Interamericano de Desarrollo, en la Financiera Rural, y en el Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros.

En la CNBV ya había fungido como vicepresidente de Política Regulatoria, donde coordinó el diseño de la reforma financiera del 2013 y la implementación de los cambios a la regulación del sector, derivados de la misma.

A decir de la SHCP, este nombramiento, lo mismo que la designación de Enrique Martínez al frente de la Financiera Nacional de Desarrollo Agropecuario, garantizan la continuidad en las estrategias desplegadas en materia de supervisión financiera y de banca de desarrollo. (Con información de Redacción)

eduardo.juarez@eleconomista.mx