Conforme avanza el proceso de consolidación del sector de sociedades cooperativas de ahorro y préstamo (socaps), se detectan más de estas organizaciones que tienen que apegarse a un esquema de salida ordenada del sistema financiero. En la actualidad, el Fideicomiso que administra el Fondo para el Fortalecimiento de estas entidades y de Apoyo a sus Ahorradores (Fipago) tiene detectadas 300 cooperativas que pueden recibir ayuda de este organismo para dejar de operar.

De acuerdo con José Alfredo Rodríguez Alonso, comisionado del Fipago, la mayoría de estas entidades puede ser apoyada con el pago directo a sus ahorradores de estas 300 socaps, lo que sería perjudicial para muchos de ellos, pues este esquema no garantiza la devolución completa de los ahorros de las personas.

“A enero de este año hemos identificado a más de 300 socaps que pueden ser sujetas de apoyo de este fideicomiso, la mayoría mediante el esquema de pago a ahorradores donde desafortunadamente los socios pierden parte de sus recursos”, detalló Rodríguez Alonso sin precisar el número de ahorradores que concentran estas cooperativas.

El Fipago es un esquema operado por Nacional Financiera que nació en el 2001 para apoyar a los socios de las socaps que fueron defraudados por algunas de estas organizaciones; sin embargo, con el paso del tiempo se ha convertido en un instrumento de apoyo para aquellas cooperativas que no lograron su autorización para continuar operaciones.

Este fondo puede apoyar el proceso de salida de las socaps que no pudieron obtener el aval de la autoridad, ya sea por insolvencia o por no cumplir con los requisitos, mediante dos maneras: por pago directo a ahorradores con un monto límite de hasta 167,930 pesos, o que la socap que tenga que dejar de operar se apegue a un proceso de traspaso de activos y pasivos a una de las 157 cooperativas de ahorro y préstamo autorizada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores. En este último, prácticamente los ahorros de los socios quedan intactos.

Según el comisionado del Fipago, actualmente este fideicomiso ha apoyado a 169,000 ahorradores de 74 socaps que tienen que salir del sistema financiero mediante el pago directo, esquema que también conlleva recursos de los gobiernos estatales donde operan estas entidades.

Con el esquema de transmisión de activos y pasivos, el Fipago ha apoyado a 123,000 ahorradores de 17 socaps. “Cabe destacar que el esquema de transmisión de activos y pasivos es el más benéfico para los socios, ya que en la mayoría de los casos recuperan 100% de sus ahorros”, comentó Rodríguez Alonso.

Para el Fipago, el mayor reto consiste en continuar con el apoyo a estos ahorradores en el menor tiempo posible. “Actualmente, estamos apoyando a ahorradores en Nayarit, Hidalgo, Puebla, Guanajuato, Tlaxcala y muy pronto firmaremos un nuevo convenio en Oaxaca”.

Se estima que el Fipago ha destinado poco más de 5,000 millones de pesos en apoyo para las socaps que tienen que dejar de operar.

SUJETOS DE APOYO

Para que el Fipago pueda apoyar a las socaps que tienen que salir de forma ordenada del sistema financiero, y por ende a sus ahorradores, éstas tienen que haberse constituido legalmente antes del 31 de diciembre del 2002, o en su caso haberse inscrito en el registro de cooperativas antes del 1 de febrero del 2014.

Asimismo, con el apoyo de los gobiernos estatales, se realiza una auditoría contable a las socaps que estén en este supuesto con la finalidad de conocer la situación financiera de la entidad analizada y así se determine qué tipo de esquema puede funcionar para salir del sistema financiero: ya sea el pago directo a sus ahorradores o la transmisión de activos y pasivos a otra organización autorizada.

[email protected]