Una vez que se concrete la desaparición del Fideicomiso que Administra el Fondo para el Fortalecimiento de Sociedades y Cooperativas de Ahorro y Préstamo y de Apoyo a sus Ahorradores (Fipago), la Secretaría de Hacienda quedaría obligada a realizar la función de este ente, es decir, apoyar la salida ordenada de cajas de ahorro que tienen que dejar de operar.

De acuerdo con especialistas del sector, con la desaparición de dicho fondo que surgió en el 2000, ahora la Secretaría de Hacienda directamente tendrá que apoyar la salida ordenada de cerca de 130 cooperativas de ahorro y préstamo, que tienen que dejar de operar y que representan en su conjunto a 500,000 ahorradores en el país.

“En el dictamen sobre la extinción de fideicomisos, se establece que se van a concluir los procesos de aquellas cooperativas que se encuentran hoy día ante el Fipago en un proceso de salida ordenada (...) Hacienda es responsable de que se dé celeridad a estos procesos”, detalló Yadira Medina Gil, directora general de la Confederación de Cooperativas de Ahorro y Préstamo de México (Concamex).

Fue en el 2000 cuando el Fipago, actualmente con más de 1,100 millones de pesos, nació para apoyar a los ahorradores de cooperativas fraudulentas; sin embargo, su labor se extendió más años con el fin de apuntalar el proceso de consolidación del sector de cooperativas y ayudar a la salida ordenada de aquellas que no pudieron lograr su autorización ante la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

Guadalupe Armenta, vocera de la Alianza Cooperativista Nacional, comentó que el Fipago se había manejado con poca transparencia y de manera clientelar, lo que llevó al gobierno a proponer su desaparición que está a punto de ocurrir.

“El problema es que el Fipago ha manejado esos fondos con muy poca transparencia (...)El manejo clientelar de esos recursos provocó que se haya cancelado ese fideicomiso”, comentó Armenta.

El Fipago apoya la salida ordenada de las socaps mediante tres procesos: el traslado de activos y pasivos a otra cooperativa regulada, su fusión a otra entidad o el pago directo a ahorradores hasta por 167,000 pesos; sin embargo, para este último esquema, los gobiernos estatales también tienen que aportar recursos.

La directiva de Concamex resaltó que, si bien todavía hay socaps que tienen que dejar de operar por no lograr la autorización, la mayoría de los activos como de los pasivos del sector está en las 155 cooperativas autorizadas y supervisadas actualmente.

“Nos interesa que se concluya ese proceso de consolidación del sector, pero ya 95% del total de los ahorros del sector, está en cooperativas reguladas, que atienden a 9.2 millones de ahorradores considerando a los menores de edad”, apuntó Medina Gil.

Historia del marco normativo:

1998-2000

Quiebran varias cajas de ahorro.

2000

Nace el Fipago.

2001

Se da oportunidad al sector de ordenarse y regularizarse.

2009

Nace marco normativo específico para socaps.

2014

Concluye la prórroga para que las socaps soliciten su autorización.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx