El que un solo jugador domine el mercado de las microfinanzas ha prendido las alertas en las calificadoras, pues esto propicia que éste tenga la capacidad de mover las condiciones de mercado y pueda afectar a los demás competidores en este sector, el cual en la actualidad presenta complejidades para ser más escalable debido al alza en las tasas de interés así como el incremento de la competencia.

De acuerdo con la calificadora HR Ratings, el que sólo un jugador domine el mercado de las microfinanzas ha hecho que los competidores medianos busquen realizar estrategias como la adquisición de otras empresas para mantenerse.

Hace algunos meses se anunció la compra de la holding de la financiera popular Te Creemos a CAME, que son de las empresas más representativas del sector.

“El sector de microfinancieras presenta una mayor complejidad para seguir escalando el negocio. La concentración del sector en un jugador principal sigue siendo una preocupación para HR Ratings, ya que mantiene la capacidad de mover las condiciones de mercado”, explica el más reciente análisis sectorial de la calificadora.

“Todo esto —añade— lleva a que jugadores medianos busquen realizar eficiencias con la adquisición de otras empresas, para mantenerse competitivos, no perder rentabilidad e intentar ganar poder de mercado”.

De acuerdo con estimaciones de la red ProDesarrollo, que representa a las principales microfinancieras del país, Banco Compartamos tiene un dominio del mercado de entre 40 y 50%, mientras que el resto se reparte entre financieras de objeto múltiple, financieras populares y otras figuras.

Para Fernando Sandoval, director de Instituciones Financieras en HR Ratings, aunque un solo jugador tiene dominio en el mercado, todavía hay espacio para que los demás competidores tengan mayor participación, pero esto dependerá tanto de sus eficiencias como de su estrategia de crecimiento.

“El sector lo inauguró Compartamos, pero hay mercado para todos, básicamente si Banco Compartamos puede ser la mitad del mercado, las otras entidades son la otra mitad, pero a su vez en México, al ser tan amplio y tan diverso, se puede seguir creciendo, lo que es una ventaja, pero la pregunta es ¿cómo mantener ese crecimiento?”, detalla Sandoval.

Para el representante de HR Ratings, que el mercado de microfinanzas ya no crezca a tasas de doble dígito, como lo hacía algunos años atrás, pone a las entidades del sector de las microfinancieras en dos escenarios: o se vuelven más eficientes, con innovaciones, o serán adquiridos por los participantes con capacidad para hacerlo.

“El sector presentaba crecimientos muy acelerados, ahorita está madurando y la única manera que ciertos jugadores están viendo para crecer es por medio de la consolidación, pero si no se llega a ella o no se mantiene ese crecimiento alguien los va a adquirir, o se mantienen en el juego o se venden”, afirma Sandoval.

Continúa rentable pero...

El sector de las microfinanzas todavía es rentable; sin embargo, ya no al ritmo de hace algunos años, derivado del aumento en las tasas de interés, lo que ha generado que muchas tengan que mantener los costos de los microcréditos que otorgan con el sacrificio de la rentabilidad.

De acuerdo con el análisis de la calificadora, basado en información de 30 microfinancieras, la rentabilidad sobre activos (ROA) del sector del 2014 al 2017 fue en promedio de 4.8%; sin embargo, al primer semestre del 2018 este porcentaje fue de 3.5 por ciento.

“Al ser (todavía) un sector altamente rentable seguirán entrando competidores, pero hay jugadores que son medianos y van a buscar comprar jugadores pequeños, van a tener que seguir escalando su negocio de forma inorgánica”, afirma Sandoval.