Los servicios financieros digitales han evolucionado al grado de que, en la actualidad, éstos ya se basan en el comportamiento común de una persona, es decir, las instituciones tienen que ofrecer una oferta digital de servicios basados en la emocionalidad, lo que provoca que éstas tengan que usar la tecnología necesaria para estar a la altura de las necesidades de sus clientes, indicó Nicolás Severino, vicepresidente de Ventas y Mercadeo de Todo1.

En entrevista, el directivo de la empresa que ofrece soluciones de banca digital para entidades financieras en América Latina habló sobre las señales que México ya ofrece para migrar a un modelo 100% digital en materia de servicios financieros; sin embargo, para que esto suceda, se requiere que las instituciones utilicen tecnologías más flexibles, sin necesidad de hacer grandes inversiones.

“Estamos viendo que el tema de servicios financieros digitales se está moviendo a una banca emocional, donde, con el comportamiento digital, se obtiene información contextual de cómo una persona mueve su dinero”, explicó el directivo de Todo1, que cuenta con una experiencia de más de 20 años de trabajo con diversas instituciones de América Latina.

De acuerdo con Severino, al inicio de la banca digital, ésta se enfocaba en un tema de transaccionalidad para responder a la inversión de la entidad en materia de tecnología, es decir, buscaba el mayor número de operaciones digitales para compensar el gasto realizado por las mismas instituciones.

“La banca digital se ha movido de una banca más transaccional, donde inicialmente los bancos trataron de mover el mayor número de operaciones en canales digitales para tener una mejor optimización de costos”, expresó Severino y añadió que esto ha cambiado conforme ha crecido el número de adopción digital de los clientes de las instituciones.

“Hay países donde estamos trabajando con instituciones que tienen una cartera de clientes con un índice de adopción digital por encima de 50%, eso plantea un nivel de oportunidad en el mercado enorme”, expuso.

Avance en cinco años

Cuestionado sobre cuánto tiempo tardaría México en materializar todo su esfuerzo para pasar de servicios financieros tradicionales a digitales, Severino comentó que ya se han dado avances importantes; sin embargo, en los próximos cinco años ya se podrían ver resultados más claros de los esfuerzos realizados como la Ley Fintech, promulgada en marzo del 2018.

“Los próximos cinco años serán fundamentales para entender un poco más sobre la aplicabilidad de la normativa (...) México ya está dando señales de avance (en la adopción de servicios financieros digitales), en muchos casos por delante de otros países, eso es muestra de la dirección y la intencionalidad que tiene el país”, precisó.

Severino dijo que dentro de la Ley Fintech hay innovaciones que pueden apresurar el proceso de adopción de servicios financieros digitales, como el espacio de pruebas (sandbox regulatorio) para innovaciones que prevé la normativa o la misma banca abierta, para compartir datos entre instituciones financieras.

Según cifras de la empresa, en México 60% de los clientes espera que su banco realmente lo trate como una persona y más de 60% quiere tener acceso a servicios financieros en cualquier lugar y momento.

“Sabemos que lo más importante para la transformación digital de la banca es fomentar un vínculo más cercano entre las personas y el mundo financiero digital (...) conocemos el sector financiero y por esta razón ofrecemos una alta flexibilidad (en nuestros productos)”, detalló el directivo de la empresa.

De acuerdo con Todo1, en el país se realizan en promedio alrededor de 280 millones de transacciones al mes en un teléfono móvil.

[email protected]