CI Banco confía en que en su próxima junta de gobierno, a celebrarse a finales de marzo, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) le autorice ya la adquisición de The Bank of New York Mellon en México.

Salvador Arroyo, consejero delegado de CI Banco, recordó que la adquisición de la licencia bancaria a Bank of New York Mellon es un acuerdo que se concretó en el 2013, por lo que hoy sólo esperan que las autoridades financieras de México avalen la operación.

CI Banco surgió en el 2008 y tiene sus orígenes en una casa de cambio, por lo que gran parte de sus ingresos provienen de ese nicho.

Sin embargo, dice Arroyo, poco a poco CI Banco ha venido diversificando sus ingresos y por eso en el 2012 adquirió Finanmadrid, subsidiaria en México de Bankia, especializada en crédito automotriz, donde ahora también CI es líder.

Ahora, comenta el consejero delegado, la idea es que, con la adquisición de Bank of New York Mellon en México, CI tenga una mayor participación en el negocio fiduciario, que es donde el banco extranjero está especializado.

Con independencia de que a los clientes de Bank of New York les vamos a ofrecer servicios bancarios complementarios que pueden ser créditos, cuentas de inversión, fondos, vamos a ampliar el negocio de Bank of New York a las personas físicas , refiere.

Añade: lo que estamos haciendo es poder tener una mayor diversificación de ingresos. Consideramos que la parte de la adquisición de Bank of New York Mellon nos va a permitir diversificar nuestros ingresos a 10 o 12% adicional, de tal manera que en el 2014, una vez que nos autoricen la adquisición, debemos estar cerca de poco más de 40% de ingresos diversos a los cambiarios .

Salvador Arroyo agrega que otra apuesta para tratar de diversificar sus ingresos en el 2014 es consolidar su negocio bursátil a través del llamado Fondo Verde (CI ofrece beneficios a quienes piden financiamiento para productos verdes, como autos de baja emisión y calentadores solares); el cambiario y el automotriz, donde, adelanta, este año comenzaron a ofrecer créditos para autos usados, pero que estén en armonía con el medio ambiente.

CI Banco cerró el 2013 con una utilidad neta de 291 millones de pesos, 15% más que en el 2012. En el 2014 seguiremos con una fuerte diversificación de ingresos. Ese es el gran objetivo para el 2014 .

eduardo.juarez@eleconomista.mx