La baja penetración de la banca de México genera un mercado natural para utilizar criptomonedas convertibles como medio de pago, tal como está planteada Libra de Facebook, consigna Omar López, vocero del tema fintech en la asociación de profesional de inversión, CFA Society.

Pues tal como está planteada, cualquier usuario de Facebook podría comprar en un consorcio limitado de oferentes de bienes y servicios, sin necesidad de tener una cuenta bancaria de por medio, explica en entrevista.

Pero el éxito de Libra de Facebook podría verse acotado al tomar en cuentan que cuando esté disponible su uso, que será a mediados del 2020, la nueva plataforma de pagos electrónicos, CoDi, diseñada por el Banco de México, que permitirá hacer operaciones vía teléfono móvil, tendrá ya unos nueve meses en operación. El potencial de mercado que ofrece ahora México podría verse limitado.

Sin red de seguridad

Para el estratega sí hay riesgos en el manejo de criptomonedas, cuando se usan como una inversión.

Si bien es cierto que ofrecen la eliminación de intermediarios del sistema financiero, bajo costo de operación, agilidad en su transaccionalidad y un sistema seguro de transacciones en las cadenas bloques o blockchain, su valor suele estar basado en el número de personas que la utilizan. No tienen un anclaje económico que le respalde.

Otro riesgo lo plantea desde Nueva York el Premio Nobel de Economía, Paul Krugman, quien en su cuenta oficial de twitter considera que las operaciones de estos criptoactivos “son otra versión de la banca en la sombra, que pueden parecer una buena opción, hasta que se dan cuenta que eludir la regulación también significa que no hay garantías”.

El planteamiento de Libra de Facebook es que para evitar volatilidad en su precio, tendrá su valor atado a la canasta de activos creada por el consorcio, como el dólar de Estados Unidos, el yen de Japón, el euro de la Unión Europea, la libra esterlina de Reino Unido y el franco suizo, de Suiza.

Autorización en suspenso

El experto entrevistado precisa que la red social es líder de un consorcio de varias empresas en esta criptomoneda, lo que genera a su vez un ecosistema donde puede operarse, pues aceptarán este activo como forma de intercambio.

El especialista explica que tal como está planteada, no tendrá que pedir autorización para operar en el sistema financiero mexicano, pues la propuesta es que para mediados del 2020, cuando estará disponible en México, tendrá como respaldo un consorcio más grande, cercano a 100 proveedores, que aceptarán el pago en la criptomoneda Libra, lo que facilitará que el usuario no tenga que salirse del ecosistema.

Al descentralizar los intercambios de la injerencia de un gobierno y un banco central, se deja que sean los nodos de un sistema de bloques o blockchain quienes lleven un registro contable y teóricamente, según los defensores de estos activos digitales, más creíble.

Remesas, alternativa

Para el vocero de CFA, el mercado de las remesas es muy atractivo para las criptomonedas, “es un nicho natural para el envío de remesas”, porque en cualquier parte del mundo estas transferencias tienen costos.

Al hacer la operación a través de criptomoneda, se da la vuelta a ese costo, con la facilidad de hacerlo desde cualquier punto que el emisor tenga Internet y una cuenta en Facebook, a cualquier hora del día.

Con él discrepa Jesús Cervantes, gerente de Estadísticas Económicas en el Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (Cemla), quien advierte que el manejo de las criptomonedas es por ahora bastante complejo para un emisor y receptor de remesas.

El especialista del Cemla advierte que el horario tampoco es una ventaja competitiva, pues los emisores pueden enviar a cualquier hora del día desde las tiendas de conveniencia, y la prueba está en que las mayores operaciones de remesas se realizan entre las 5 y las 6 de la tarde y luego, de nuevo, entre las 10 y las 11 de la noche. Y consigna que son transacciones de muy bajo costo, por lo que la remesa pasa sin problema.

[email protected]