Alfonso Durazo, propuesto por Andrés Manuel López Obrador como próximo Secretario de Seguridad Pública, afirmó que en el próximo gobierno federal emprenderá una depuración de la Policía Federal, para que ya no haya “crimen uniformado”, aseveró.

Entrevistado al salir de una reunión en la oficina de López Obrador, Alfonso Durazo dijo que la prueba del polígrafo ya no será el instrumento único para la evaluación de los policías, pues se buscarán otras herramientas para las pruebas de control de confianza.

“No habrá crimen uniformado, eso se lo podemos asegurar”, dijo.

Refiero que se dignificará el trabajo de los elementos de la Policía Federal, pues criticó que los elementos actualmente sean sometidos a tratos como dormir en una pista aérea durante sus misiones, o que sean desalojados de los hoteles por falta de pago.

En tanto, aseguró que el próximo sábado conversará con López Obrador sobre el traslado de las funciones en materia de seguridad que actualmente tiene la Secretaria de Gobernación, las cuales pasarán a la Secretaria de Seguridad Pública, una vez que ésta sea creada.

Alfonso Durazo adelantó que la Comisión Nacional de Seguridad que creó el actual gobierno federal, desaparecerá en la próxima administración.

Destacó que el Consejo Nacional de Seguridad, que preside el presidente de la República, se mantendrá en funciones en el nuevo gobierno que comenzará el 1 de diciembre.

jmonroy@eleconomista.com.mx