El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) recaudó 8 millones de dólares para atender a los niños y adolescentes mexicanos que resultaron afectados por los sismos de septiembre del año pasado.

Durante la presentación del Informe sobre la Situación Humanitaria de la Infancia y la adolescencia a un año de los terremotos en México, el representante del organismo en el país, Christian Skoog, detalló que de los 8 millones de dólares recaudados, 80% provino del extranjero.

Precisó que los fondos recaudados permitieron distribuir paquetes de higiene e información sobre lactancia materna.

Refirió que el organismo internacional ejerció los recursos en dos fases: 31% fue para respuesta inmediata los primeros tres meses después del sismo, y 69% para un plan de recuperación.

En ambas fases, 52% de los recursos se destinó para que los niños retomaran pronto su educación y 22% para protección ante la vulnerabilidad de los pequeños.

Escuelas dañadas en la CDMX

A casi un año del sismo del 19 de septiembre, 18,868 alumnos de educación básica de la Ciudad de México toman clases en aulas provisionales; 13,994 continúan sus estudios en aulas móviles, mientras que 4,874 fueron reubicados en otros centros escolares, informó la Secretaría de Educación Pública (SEP) y el gobierno capitalino.

En ese sentido se comunicó que será hasta julio del 2019 cuando 100% de los alumnos en la Ciudad de México regrese a sus planteles originales.

De acuerdo al balance proporcionado por las autoridades de los 759 planteles con daño moderado a severo, 503 ya terminaron los trabajos y, de las 52 escuelas que no iniciaron el ciclo escolar 2018-2019, en siete concluyeron los trabajos y ya han regresado a clases.

El director general del Instituto Nacional de Infraestructura Educativa, Luis Fernando Domínguez Martín del Campo, señaló que la reconstrucción en siete planteles se encuentra suspendida por la importancia de preservar sus condiciones de patrimonio histórico.

politica@eleconomista.mx