El comisionado Alfredo Castillo pudo controlar la seguridad en Michoacán, pero dejó pendientes como la transparencia en los recursos que manejó y las alianzas que pudo haber creado en el estado, y que no se conocerán porque la figura de Castillo sólo le rinde cuentas al presidente y al secretario de Gobernación, opinó Francisco Rivas, director del Observatorio Nacional Ciudadano.

Estimó que si bien se controló la seguridad, nada garantiza que vuelvan a presentarse nuevos incidentes de violencia.

Yo creo que hay algunos resultados, no creo que sean logros, y no creo que podamos hablar de todo Michoacán, sino en algunas áreas municipales; me parece que de Michoacán es más lo que nos falta por conocer que lo que conocemos en realidad , manifestó.

Francisco Rivas destacó que Castillo deja el cargo sin conocer los avances y ejercicio de los 45,500 millones de pesos que destinó el presidente Enrique Peña Nieto para 250 acciones del plan Por Michoacán juntos lo vamos a lograr , si estos realmente se aplicaron o si nunca llegaron.

En el tema de seguridad, expresó que del 2014 al 2015, según cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública, el delito de homicidio culposo y doloso ha aumentado, por lo que los números, no nos dicen que las cosas han mejorado .

En el caso de las autodefensas, el director del Observatorio Nacional Ciudadano expresó que si bien el comisionado Alfredo Castillo organizó a las autodefensas en la Fuerza Rural Estatal, nada garantiza que los grupos se sigan confrontado entre sí, o pidan ayuda a los ciudadanos que después se convierta en cobro de piso. La intención era incorporarlas como policías rurales, era darle un cauce institucional, y después parece que no hay un qué sigue , precisó.

Francisco Rivas expuso que en los últimos días, Alfredo Castillo ya no atendía a las organizaciones sociales que le pedían audiencia para atender los problemas de seguridad que sigue teniendo la entidad.

Son avances, no dejo de reconocer que hay algunos municipios que parece que están mejor, lo que no estoy seguro es que se haya trabajado en el fortalecimiento del Estado de Derecho, que era una de las encomiendas principales que tenía el comisionado , precisó.

Detalló que el ex comisionado para la seguridad de Michoacán se va sin que el gobierno definiera a quién le tenía que rendir cuentas, más que al presidente de la República.