El 17 de mayo del 2018, Margarita Zavala renunció a la candidatura independiente a la Presidencia de la República; hoy, a nueve meses, trabaja junto a su esposo, Felipe Calderón, en la construcción de México Libre, un partido político que buscará ser un canal de participación ciudadana, en el que no haya caudillismos, sino la suma de talentos que quieran transformar al país.

En entrevista con El Economista, la primera mujer en buscar la Presidencia sin el respaldo de siglas partidistas, reconoce que si bien hay una crisis profunda en el sistema de partidos, son éstos todavía el único instrumento efectivo para acceder, ejercer y vigilar el poder. Frente a esa crisis, considera, es necesario generar nuevos, con prácticas distintas a los actuales.

Afirma que para los candidatos independientes existe una enorme iniquidad, no sólo en los requisitos para conseguir el registro, también en los recursos económicos e incluso en el trato que les dan las autoridades electorales.

Si todo marcha bien, en el 2020, Margarita Zavala y Felipe Calderón obtendrán el registro de su partido político, el cual tendrá su primera prueba en las elecciones intermedias del 2021. Zavala afirma que ella no será candidata y que Calderón no puede.

— ¿Por qué abandonar la bandera de independiente y buscar construir un partido político?

— Los partidos políticos son el pilar de una democracia, la sostienen, pero cuando los partidos políticos son débiles, las democracias son débiles, entonces siempre es fácil que esa democracia débil termine con un caudillo, con un dictador, con un autoritarismo, y que termine así democráticamente.

La figura independiente en términos de libertades es subsidiaria. La iniquidad es tal en términos de ley, en términos hasta de órganos políticos, incluso en términos de la relación de autoridades con independientes, es absolutamente inequitativa, en relación al trato de partidos y autoridades.

Sé muy bien que hay una crisis de partidos, llegamos a una elección con la mayor desconfianza en los partidos, hay un colapso.

Frente a la crisis de partidos no hay que anular esa posibilidad, sino pedirle a los ciudadanos que integren los partidos, que hagan nuevos partidos y exigir que los existentes se mejoren.

Hay tres hechos nos obligan a pensar que debe haber nuevos canales de participación: un partido hegemónico, un colapso en los partidos y un poder ilimitado.

Para miles de mexicanos que les han cerrado las puertas y no tienen dónde participar, es importante abrir ese nuevo canal y nosotros lo estamos abriendo, hacer un partido político responde a la necesidad de generar nuevos partidos frente a la crisis.

— Los partidos son la única forma de llegar al poder. Vemos también a Pedro Kumamoto, otro independiente, también busca crear un partido político.

—Por el momento el único instrumento efectivo para acceder, ejercer y vigilar el poder, para tener una voz organizada en la vida política del país son los partidos políticos, porque no nos queda de otra. La ley generó tal iniquidad y frente a eso, el único instrumento que me da la ley, hasta el momento, es utilizar la figura de partido político, y queremos que sea lo menos partido que se pueda.

— ¿Cuál es el futuro para las candidaturas independientes?

— Creo que muy pronto podemos sacar algo que realmente pueda servir para tener una efectiva participación. En la vida todos vamos sembrando, hay quienes procuramos sembrar semillas buenas y dar los frutos.

Yo estoy segura de que la experiencia que tuve de candidatura independiente estará dando frutos en términos de regulación, en términos de experiencia de vida de muchos que participamos y de los que estamos trabajando.

Espero que esa figura se fortalezca en sentido, como la vi siempre, subsidiaria pero que genere una equidad elemental.

— ¿Cuántos partidos necesitamos? Tendríamos que transitar a ser un país como Estados Unidos con sólo dos o a un país como Brasil con un sistema multipartidista.

— Lo que tenga que ver con nuestro país y con nuestro pueblo, entonces sólo dos partidos es lo más cómodo, siempre que dicen dos, nosotros pedimos ser uno de los dos. Entonces, ¿por qué no se da en México?, porque somos un país muy diverso y eso también es parte nuestra riqueza, entonces que no nos extrañe tener tantos partidos por un lado, lo importante es la calidad en los partidos y éstos deben mejorarse.

— ¿Qué partido político esperan ser en este espectro ideológico? ¿Por qué electores van? ¿Por los del PAN?

— Los que se están yendo, ya se iban a ir o ya están acá, entonces no se trata de quitarle a nadie nada.

Respecto a que partido queremos ser, dese luego tiene que ver con un asunto de libertades, de valores, de construcción de bien común.

Nosotros estamos para una economía social de mercado con libertades pero que está economía sea saludable, estamos por libertades políticas, libertades en la expresión, básicamente, como primera libertad, la justicia social y otra bandera es el medio ambiente, el desarrollo humano sustentable, generar progreso, crecimiento económico, riqueza a partir del cuidado del medioambiente. Para mí la política no es, no tiene como único objetivo ocupar el poder. Si ya me insisten en la geometría política, de centro hacia la derecha.

— ¿Cuál va a ser la estrategia para conseguir los requisitos que les pide el INE para ser partido?, quizás sea un poco más sencillo de lo que ocurrió con la candidatura independiente.

— Nada que lo hagan los partidos políticos para generar una competencia, puede ser sencillo.

Afortunadamente no partimos de cero porque tenemos ideas, no partimos de cero porque sabemos lo que hemos propuesto y sobre lo que hemos caminado, no partimos de cero porque también es cierto que en cada estado de la República hay alguien que quiere estar con nosotros.

Ahora, es muy distinto una campaña, hasta por lo que necesitas en términos de cosas mejores, pero en términos de definición, cosas mayores; es decir, yo necesito a los que no están acostumbrados a ir con la corriente, necesito a los que no nos acomodamos y que sabemos que tenemos que dar un paso adelante y que México nos necesita siempre y más ahora, a eso vamos a necesitarlos para que generen ellos su propio liderazgo.

Necesitamos hombres y mujeres que dicen: yo quiero y que al mismo tiempo digan las cosas que no nos parecen. Ése México es el que tiene que despertar ahorita para decir: yo quiero estar en México Libre y sobre eso vamos.

— ¿Cómo se imagina su partido para 2020 y 2021?

—Hay que tener candidatos en todos los distritos, yo lo que veo de los que se van sumando, van sumando candidatos y candidatas. Tengo certeza de que vamos a conseguir el registro.

Estamos construyendo una organización que supere, rebase las biografías y coyunturas, yo espero que de aquí a 10 años que estemos trabajando, que no veamos en ello una elección, sino un país que requiere formar una voz distinta.

— ¿Pensaremos en México Libre como en el partido de Margarita y Felipe Calderón?

— No es un movimiento para ninguna candidatura, sino para los ciudadanos, es mi convicción. Si yo pensaba de otra manera a lo mejor no lo hubiera jugado como independiente, pero sé muy bien que el país necesita un esfuerzo constante, permanente y de creación de un nuevo camino para la construcción del bien común;lo que yo tengo lo pongo al servicio de México Libre y para que otros sean voz y rostro de un nuevo México que se tiene que construir.

— ¿Margarita será candidata de México Libre o Calderón?

—No, bueno, Felipe ni puede. Estoy muy clara que no sería yo la candidata, muy clara. Habrá nuevos rostros y nuevas voces, ahí estaremos trabajando por México.

— ¿Cómo tomaron la manifestación de más de 200,000 ciudadanos que firmaron en contra de construir su partido?

—Siempre he estado contra el discurso de odio, también siempre he estado a favor de la libertad.

Entonces creo que la gente puede, si quiere expresarse así. También, es cierto que quienes están atrás pues están midiendo quién puede lograr las cosas.

[email protected]