Tras la conformación del Comité de Administración en la Cámara de Diputados, órgano encargado de proveer los recursos materiales y financieros al recinto legislativo, se prevé que se evalúen y auditen los gastos en servicios personales realizados por diputados y funcionarios de la Cámara durante el 2018, que incluirían tanto a la anterior como a la actual Legislatura.

“Tengo entendido que existía un programa de auditoría por parte de la anterior (Legislatura); vamos a revisar y de ser necesario, repito, de ser necesario, hacer auditorías a cada uno de los capítulos del gasto establecidos en el presupuesto (de la Cámara de Diputados), lo vamos a hacer, que son, sobre todo, lo que tiene que ver con servicios”, indicó el diputado presidente del Comité de Administración, Moisés Mier Velazco (Morena).

Cabe precisar que para este 2018 la Cámara cuenta con un presupuesto de 8,439 millones 435,153 pesos, de los cuales 64% están etiquetados bajo el rubro de servicios personales.

En entrevista, el diputado por Morena enfatizó que aún es probable que se realicen ajustes a los gastos de la Cámara, que se sumarían a los 409 millones de pesos anunciados como recorte a los gastos comprendidos entre septiembre y diciembre por la Junta de Coordinación Política.

“Una vez que hagamos la revisión vamos a informar, en la idea que (...) si hay algunos conceptos que sean considerados como excesos o privilegios vamos a entrar con la tijera, sin ningún miedo”, enfatizó.

En este sentido, el legislador acotó que hasta ahora las demás fracciones parlamentarias han mostrado disposición para los recortes a los gastos.

Por su parte, el coordinador de la bancada de Movimiento Ciudadano e integrante del Comité de Administración, Alberto Esquer, aseveró a El Economista que los recortes anunciados por la Junta son aún acotados.

“La realidad es que los ahorros que hemos tenido han quedado cortos. La propuesta que hizo el coordinador del grupo parlamentario mayoritario (Mario Delgado) fue corta, ahora hay que ver en otras partidas en qué se pueden generar ahorros significativos”, dijo.

Esquer añadió que fue un acuerdo al que se tomó en la Junta —que la integran los coordinadores de los ocho grupos parlamentarios— el que se llegue a fondo sobre los gastos ejercidos en la Cámara de Diputados.

“Es un tema que efectivamente lo platicamos con el diputado Mario (Delgado), el que haya una auditoría de fondo para ver qué capítulos, qué gastos se están haciendo del año que está feneciendo para con eso hacer una proyección del gasto y el presupuesto 2019”, afirmó.

El diputado Ricardo García (PAN) refirió que es un acuerdo de todas las fuerzas parlamentarias la reducción de gastos aunque, dijo, aún hay rubros que se tienen que definir.

“Hablan de recortar plazas y nosotros en Acción Nacional preguntamos bajo qué parámetros, quién va a decidir, cuáles son las plazas que se dan de baja y cuáles no (...) nosotros hemos platicado y estamos a favor siempre y cuando se haga una reingeniería legislativa, que se planeen las cosas, porque planeándolas tendremos muy claros nuestros objetivos”, indicó.

hector.molina@eleconomista.mx