En la jornada electoral del 6 de junio se dieron otros sucesos de candidatos que sobresalieron por otras cuestiones. 

Gana candidato asesinado dos días antes de la elección

Remigio Tovar Tovar, quien fuera asesinado dos días antes de las elecciones del 6 de junio pasado, ganó la presidencia municipal de Cazones, Veracruz.

Fue postulado por el partido Movimiento Ciudadano y, de acuerdo con el Programa de Resultados Electorales Preliminares ganó con 5,468 votos que representan 49.03%.

Gana presidencia municipal en Sonora, sin estar en la boleta

Sin estar en la boleta, Édgar Palomino Ayón, ganó la presidencia municipal de Cucurpe, Sonora.

El candidato sin partido y sin registro, obtuvo 322 votos, con lo que superó al candidato del PAN que obtuvo 288, al del PRI que obtuvo nueve, al del PT que ganó tres y al de Morena que sacó 24.

Eligen alcalde a candidato no registrado en Puebla

El ciudadano Adán Seth Calixto Guerra, ganó la presidencia municipal de Ahuehuetitla, Puebla, sin estar en la boleta.

372 ciudadanos pusieron su nombre en el espacio dedicado a otro candidato y exigen se respete su decisión.

El candidato sin registro y sin partido, superó a la candidata de PSI, de registro local, Yazmin Castillo Onofre, que obtuvo 342 sufragios y Flor Doralicia Calixto, de la coalición PAN-PRI, que  obtuvo 232 votos, así como a otros cinco más que obtuvieron menos de 50 sufragios.

Gana presidencia municipal de Nezahualcóyotl, candidato de comunidad LGBTTTIQ+

El candidato de PT-Morena y Nueva Alianza, Adolfo Cerqueda Rebollo, a la presidencia municipal de Nezahualcóyotl, ganó la elección de este domingo.

El morenista, quien se ha declarado abiertamente perteneciente a la comunidad LGBTTTIQ+, ganó 164,557 votos, que representan 38.98% de los votos, seguido del senador con licencia, Juan Manuel Zepeda Hernández, postulado por Movimiento Ciudadano, que obtuvo 138,097 votos que representan 32.71% de los votos.

En el ámbito federal y en el proceso electoral en marcha para renovar la Cámara de Diputados, las leyes electorales obligaban a los partidos a postular a un mínimo de tres fórmulas de la comunidad LGBTTTIQ+, 30 fórmulas integradas de manera paritaria de personas que se autoadscriban como indígenas, al menos ocho fórmulas de personas con discapacidad, cuatro de afromexicanas, así como cinco de personas mexicanas migrantes residentes en el extranjero.

De acuerdo con el INE, de las poco más de 5,300 candidaturas a los distintos puestos de elección popular que estuvieron en juego el 6 de junio pasado, 1.9% se identificó como parte de la comunidad LGBTTTIQ+.

De ellos, 30% fueron postulados por MC, 16.6% por Redes Sociales Progresistas; 13.5% del PRD y 1.9% de Morena.