El candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, dijo que es muy probable que en caso de ganar las elecciones del 1 de julio, no seguirá la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), sino únicamente dos pistas en el aeropuerto militar de Santa Lucia. Sin embargo, aseveró que se respetarían las inversiones y contratos actuales.

Entrevistado en Zacatecas, donde se reunió con bases de Morena y con empresarios, López Obrador dijo que ya recibió un estudio en el que se le informó que la cancelación del NAICM y la construcción de dos pistas en Santa Lucia que tendrían un costo de 40,000 millones de pesos, lo que generaría un ahorro de 140,000 millones de pesos.

Aseveró que de ganar las elecciones, respetaría los contratos actuales, y a los empresarios se les pediría transferir el volumen de obra a las dos pistas en Santa Lucia. Asimismo, dijo que los bonos verdes que contrató el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, no se verán afectados, porque serían respaldados por su eventual gobierno.  

El abanderado presidencial de Morena, PT y Encuentro Social, fue insistente a los empresarios que invierten en la construcción del nuevo aeropuerto, que “están seguras sus inversiones”.

“Estoy dando confianza a los inversionistas. Aprovecho para decir que es muy probable que vamos a hacer las dos pistas del nuevo aeropuerto en la base militar de Santa Lucia, porque nos vamos a ahorrar 140,000 millones de pesos, y porque no queremos que se cierre el actual aeropuerto.

“Entonces vamos a llevar a cabo esa transferencia, vamos a utilizar en otras cosas los terrenos de Texcoco, ya estamos trabajando con ese propósito porque vamos a ahorrar 140,000 millones. Vamos a resolver todo el problema de saturación del actual aeropuerto, gastándonos cuando mucho 40,000 millones, no 250,000 millones, vamos a ahorrar muchísimo dinero, pero se van a respetar los contratos de construcción.

“Los que tienen esos contratos no tienen por qué preocuparse, porque van a tener esos contratos, nada más que esos volúmenes de obra que están construyendo ahora en el aeropuerto de Texcoco, van a hacer ese trabajo, y van trasladar ese volumen de obra, van a hacer lo mismo, pero se van a construir las pistas pero en el aeropuerto de Santa Lucia”.

En ese sentido, López Obrador fue insistente en querer enviar un mensaje de certidumbre de que no habrá perdidas para los empresarios e inversionistas.

“Se van a respetar los contratos, pero no solo eso. Quiero subrayar que los que tienen bonos por esas inversiones, porque fueron bonos que se pusieron al marcado, que tengan confianza porque el gobierno federal va a respaldar esos bonos, es decir, no van a perder, se van a respetar esos bonos, y no van a ser afectados.

“Vamos a ahorrar, porque no podemos hacer obras faraónicas, costosísimas. No puede haber corrupción, y vamos a resolver el problema sin afectar a inversionistas; esa es una noticia, es un informe que quiero transferir para que no haya ningún nerviosismo.  Los que tienen bonos para la construcción del nuevo aeropuerto, van a tener garantía, el respaldo del próximo gobierno federal para que no pierdan sus inversiones”, aseveró.

jmonroy@eleconomista.com.mx