México ha logrado avanzar en la participación de las mujeres a nivel político; sin embargo, la prevalencia de la violencia en pareja sigue dentro de las altas tasas de los países miembro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

De acuerdo con el Índice de Instituciones Sociales y de Género (SIGI) sobre discriminación por género de la OCDE, la violencia contra las mujeres afecta a una de cada cuatro mujeres; además, las tasas de prevalencia de la violencia de pareja son altas en ciertos países, por ejemplo, 36 % en Chile, 47 % en México y 42% en Turquía.

El Índice para una Vida Mejor 2014 de este organismo multilateral arroja que, de los países miembro, México es el que cuenta con el porcentaje más alto respecto de las mujeres agredidas por sus parejas, seguido por Turquía.

Otras naciones que reportan altos niveles de violencia en la pareja son Brasil y República Checa, ambos con 37% de mujeres que admitieron ser víctimas, además de Chile y Estados Unidos, con 36% cada uno, y Nueva Zelanda con 33 por ciento.

Entre las naciones con un bajo porcentaje se ubican Canadá, con 6%; Suiza con 10%; Italia con 14%; Irlanda y Japón con 15% cada uno, y Polonia con 16% de mujeres que se asumieron como víctimas.

De acuerdo con el SIGI sobre discriminación por género de la OCDE, los retos para reducir la discriminación de género entre los 34 Estados miembros permanecen sobre todo en las restricciones a las libertades civiles y físicas.

En la mayoría de los países de la OCDE, los derechos de la mujer están bien protegidos en lo que respecta al código de la familia y el acceso a la tierra y los bienes; sin embargo, en México la prevalencia de los matrimonios a temprana edad es alta, 17%, y si bien en servicios de propiedad y financieros ambos géneros son jurídicamente iguales, las prácticas de costumbre persisten en el país.

A nivel mundial, según la OCDE, México lidera el problema de embarazos en adolescentes, de 12 a 19 años de edad. Al día se registran 1,252 partos, cuyas madres se encuentran en este rango de edad; esta cifra representa que en uno de cada cinco alumbramientos está implicada una joven, pues se estima que el total nacional es de 6,260.

En nuestro país existen 22.4 millones de individuos entre los 10 y 19 años, según el Consejo Nacional de Población (Conapo), y de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012, la proporción de sujetos de 12 a 19 años con vida sexual pasó de 15%, en el 2006, a 23%, en el 2012.

Además, en el 2012 los nacimientos registrados en las menores de 20 fueron 456,000, y en las quinceañeras, 10, 880. Asimismo, este estudio destaca que la gravidez temprana repercute en la permanencia en las aulas, pues más de 90% de las madres de 12 a 19 años no asiste a clases.

En un país como México, que se ha convertido en el principal con embarazos adolescentes entre jóvenes de 15 a 19 años, los programas de educación integral en sexualidad son clave para reducir esta tendencia, dijo, consultada aparte, la directora de la región del hemisferio Occidente de la International Planned Parenthood Federation, Carmen Barroso. La educación conservadora, lejos de prevenir embarazos prematuros, promueve la desinformación.

ana.langner@eleconomista.mx