A dos años del asesinato del periodista Javier Valdez, ocurrida en Culiacán, Sinaloa, los presuntos autores materiales que están detenidos no han sido sentenciados y las investigaciones no apuntan a quiénes son los autores intelectuales del crimen.

En entrevista, Sara Mendiola, de Propuesta Cívica, detalló que los dos detenidos por participar en el asesinato del fundador de Río Doce y corresponsal de La Jornada han promovido amparos para dilatar el juicio.

“Es una investigación que se ha visto muy lenta y retrasada, sobre todo por la defensa de dos personas (Juan Francisco Picos Barrueta, el Quillo, y Heriberto Picos Barraza, el Koala) que están en prisión preventiva. Intervienen tres personas en el asesinato de Javier, una de ellas ya está muerta (Luis Ildefonso Sánchez Romero). La asesinaron posterior a los hechos los dos son coautores materiales”, explicó.

Dijo que la defensa alega violaciones al proceso y contra el auto de vinculación. Detalló que uno de ellos ya estaba en prisión preventiva por posesión de armas y la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) ejecutó la orden de aprehensión en el penal, mientras que el segundo sí fue detenido.

Aunque reconoció que la investigación se ha llevado de manera correcta, destacó que en lo relacionado con la autoría intelectual del asesinato de Valdez Cárdenas “queda mucho por fortalecer”, ya que desde el inicio la indagatoria se centró en Dámaso López Núñez, el Licenciado, compadre de Joaquín Guzmán Loera e integrante del Cártel de Sinaloa.

“Después viene esta declaración famosa de Dámaso (López Núñez) en EU, que dice que él no tiene que ver nada con el asesinato del periodista e incrimina a los hijos del Chapo Guzmán. Así que nosotros como asesoría exigimos a la fiscalía que las líneas de investigación, dada esta declaración, se tendrían que abrir. No se tenían que cerrar solamente al cártel de Dámaso, sino construir una teoría del caso con líneas de investigación que apuntaran a los dos grupos criminales que operan en esa zona (Sinaloa)”.

En este sentido, Griselda Triana, esposa del periodista, urgió a las autoridades a tomar en cuenta todas las líneas de investigación que apunten a conocer la autoría intelectual del crimen, ya que de lo contrario no se puede hablar de una verdadera justicia.

“En términos de justicia, tengo la clara convicción que no la hay. Hay dos personas detenidas de acuerdo con la fiscalía. La detención obedece a que son de los presuntos autores materiales de tres participantes (...) Pero nada más.

“De justicia no podemos hablar, ya que la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión tendrá que demostrar que estas dos personas detenidas efectivamente tuvieron participación en el lugar donde se cometió el crimen de Javier, y que reciban una sentencia que les condene.

“Habrá justicia el día que se detenga, se procese y se condene a quienes ordenaron su muerte. Y si los avances son mínimos en el caso de la detención de estas dos personas, en el caso de la autoría intelectual no hay absolutamente nada”, refirió.

Triana expuso que es difícil avanzar en la autoría intelectual, ya que están en Estados Unidos detenidos y procesados por otros delitos, lo que la lleva a pensar que se dificulta “que pueda haber justicia”.

“Estamos como al principio, estamos con avances mínimos pero no vislumbro que la justicia pueda llegar en el corto y mediano plazo”, dijo.

[email protected]