La Procuraduría General de Justicia del Estado de Michoacán informó que fue localizado el cuerpo del sacerdote José Alfredo López Guillén, en el predio Las Guayabas, ubicado en la carretera Puruándiro-Zináparo.

El pasado 21 de septiembre, la procuraduría recibió la denuncia de su desaparición. Según el resultado de la necropsia, Alfredo López Guillén falleció por heridas causadas por arma de fuego.

La procuraduría explicó que el sacerdote fue visto por última vez la noche del 19 de septiembre, cuando acudió a un establecimiento donde solicitó que le enviaran algunos alimentos, los cuales se les entregaron en la parroquia después de las 9:30 de la noche.

La asistente del religioso expuso en su declaración que al percatarse de que el sacerdote no asistió a la parroquia durante dos días, el 20 y 21 de septiembre, se informó a sus familiares, quienes acudieron al área donde vivía. Se dieron cuentan de que no se encontraban los vehículos de López Guillén, por lo que realizaron la denuncia.

Posteriormente, la procuraduría encontró su vehículo Jetta volcado en la carretera Zacapu-Quiroga, a la altura de la comunidad de Santa Fe de la Laguna, y se verificó que era propiedad del cura.

En la madrugada del domingo, la policía michoacana, que se encontraba en alerta por la desaparición, localizó el cuerpo sin vida del sacerdote, el cual fue trasladado al Servicio Médico Forense de la capital del estado, donde fue identificado.