Una estrategia infalible para reducir los gastos corporativos en este año que inicia es el cuidado del medio ambiente, coincidieron consultores al explicar que la responsabilidad ambiental empresarial debe identificarse más con los ingresos que con los egresos de las compañías, pues el retorno de inversión de las políticas verdes se da en promedio al año y medio, y en adelante se notarán los ahorros, aunado a que la imagen positiva de la empresa e incluso el desempeño laboral aumentarán.

Incorporar medidas de cuidado ambiental tiene beneficios para las finanzas de la empresa, le da competitividad a la compañía, beneficia a los empleados y además es amigable con el planeta, aseguró Mario Amador, director de la consultoría Oficina Verde.

Por desgracia, agregó, muchos ejecutivos siguen viendo estos programas como una manera superficial de hacer marketing, sin realizar la planeación ni el seguimiento adecuados e impidiendo con ello que la política permanezca.

De acuerdo con el consultor, la inversión que requiere un programa ambiental se recupera en 18 meses.

La urgencia es mucha. Si los 20 millones de capitalinos usáramos el Estadio Azteca como bote de basura, lo llenaríamos en mes y medio. De seguir la tendencia actual de deforestación, para el 2050 habrá en México la mitad de los bosques y selvas que tiene ahora , aseguró.

Para Beatriz Lorenzo, socia directora de la consultoría N-Nova Responsables, el recurso que una empresa destine a prácticas responsables debe ser fijo y constante.

No debemos considerar la inversión destinada a programas responsables como un lujo o sólo realizarla cuando las cosas van bien, debe asumirse tan imprescindible como cualquier otro tema y vincularla más con los ingresos o entradas que con los gastos o pérdidas de las empresas , mencionó.

DIAGNOSTIQUE EL ESTATUS AMBIENTAL EN QUE SE ENCUENTRA SU EMPRESA

Oficina Verde compartió con El Economista su cuestionario general para evaluar el estado en que se encuentran las empresas en materia de cuidado ambiental, así que tome una pluma, sea honesto y conteste:

1. ¿Conoce los gastos mensuales de su empresa en impresión, aire acondicionado, iluminación, energía en equipo de cómputo, agua, disposición de la basura?

2. ¿Los costos por recursos ambientales en su compañía (agua, electricidad) han aumentado en los últimos cinco años?

3. ¿Actualmente sus clientes demandan productos o servicios verdes?

4. ¿Su competencia obtiene ventajas como resultado de programas ambientales?

5. ¿Cree usted que las condiciones de trabajo (iluminación, disposición de la basura) en su empresa van a mejorar si realiza un programa ambiental?

6. Si actualmente desarrolla un programa ambiental, ¿tiene registro de los ahorros obtenidos? ¿Qué porcentaje promedio han bajado los consumos de energía, papel y agua?

TIPS PARA TRANSITAR AL CAMINO DE LA SUSTENTABILIDAD

Así como cada cabeza es un mundo, cada empresa necesita un programa ambiental personalizado, de acuerdo con Mario Amador; no obstante, el consultor comparte algunas recomendaciones que le funcionan a todas las corporaciones para bajar sus consumos:

IMPRESIÓN

Habilite la opción para que las impresoras utilicen ambos lados de las hojas.

Revise la ortografía con F7 y los márgenes del documento antes de mandarlo a imprimir.

Sólo imprima si es absolutamente necesario.

ENERGÍA

Detecte las áreas y los horarios donde se pueda apagar la luz cuando no se requiere.

Configure las computadoras para que el monitor se apague a los cinco minutos de inactividad y la computadora hiberne a los 15.

AGUA

Instale WC de sistema dual (para descarga sólida y para líquida).

Acondicione la llave de los lavabos para reducir el flujo de agua sin que afecte el confort de los empleados.

BASURA

Evite la mayor cantidad de desechables (popotes, vasos, platos) posible.

Coloque contenedores que permitan la separación de los residuos como metal, plástico y papel o cartón.

Oficina Verde dará descuento de 15% en su consultoría (la básica es de $20,000) a los primeros cinco que escriban a: emprendedores@eleconomista.com.mx y garantiza la recuperación de la inversión en un año.

alejandra.aguilar@eleconomista.mx