En México, la impunidad es un problema generalizado en muchas entidades federativas y en las instituciones policiales y judiciales, según hallazgos del Instituto para la Economía y Paz (IEP).

En su reporte más reciente sobre el Índice de Paz México , esta think tank internacional expresa que, en promedio, son castigados apenas 9% de los delitos que se cometen, lo que incluye actos violentos que cometen algunos actores estatales.

El documento presentado este lunes revela que México continúa siendo uno de los países menos pacíficos de la región latinoamericana y del Caribe, de acuerdo con hallazgos del IEP.

Asimismo, este centro de análisis con sede en Australia observa una migración de la violencia de los estados del norte del país hacia las entidades ubicadas en la costa del Pacífico. Ello, explica la coordinadora del IEP en México, Patricia de Obseso, se debe al cambio de las rutas del narcotráfico.

La investigación del IEP sobre seguridad interna indica que la vigilancia policial es más eficaz cuando existe un alto nivel de legitimidad en los procesos judiciales y la aplicación de la ley.

Mientras que los bajos salarios de los policías han contribuido a la corrupción y la cooptación por parte de la delincuencia organizada. Tener salarios altos se asocia con niveles más elevados de desarrollo y profesionalización de los cuerpos policiacos. En vista de los grandes riesgos relacionados con el trabajo y las recompensas que ofrece la delincuencia, la paga debe ser una compensación.

El instituto también destaca que existe un alto nivel de impunidad en la violencia contra periodistas, que ha dejado un saldo de 76 de ellos asesinados en el 2016.

De acuerdo con los datos recogidos por el IEP, en el 2016 los crímenes de la delincuencia organizada llegaron a su nivel más bajo en una década, volviendo a los niveles previos a la guerra contra las drogas.

Sin embargo, las mejoras en cuanto a delitos con violencia, delincuencia organizada y presos sin condena que presentó el año pasado el país no bastaron para evitar un declive de la calificación general de paz en México. El 2016 es el primer año en que el país muestra un retroceso desde el 2012.

[email protected]