Luego de 13 auditorías practicadas, el Senado de la República tiene pendiente solventar 84 de 137 observaciones y sugerencias que le hizo la Contraloría Interna desde el año 2009, pues sólo atendió 18, mientras que 35 están en tiempo para su cumplimiento.

A noviembre del 2015, reporta la Contraloría Interna, el Senado tiene dos observaciones y 55 sugerencias en proceso desde el 2009, es decir, están atendiéndose pero con acciones pendientes a resolver y 27 sugerencias se reportaron sin avance , lo que representa 61.3% de las recomendaciones no atendidas.

En el Informe Detallado y Ejecutivo Semestral de Auditoría del Ejercicio Presupuestal enero-junio 2015, precisa que el mayor número de observaciones y sugerencias pendientes de solventar se tienen entre el 2013 y el 2014, es decir, con los actuales legisladores.

En el primer semestre del año pasado, la contraloría fijó 35 sugerencias, mismas que se reportan en tiempo para atenderse.

(En este periodo) se identificaron 40 hallazgos, los cuales impactan en la operación, control, seguimiento, supervisión y funcionamiento de los procesos y sistemas auditados, cuyas recomendaciones, de atenderse en tiempo y forma, minimizarán los riesgos potenciales o aquellos aspectos de presunción de responsabilidad administrativa para los servidores públicos involucrados , revela el informe.

De los 40 hallazgos, cinco fueron aclarados durante la auditoría en curso. Los 35 restantes son por la auditoría integral sobre el inventario físico de bienes muebles, informáticos y patrimoniales; la situación financiera con impacto en el rubro de efectivo y equivalentes de efectivo , así como el de asistencias, faltas e incidencias del personal.

La contraloría aclara que realizó tres auditorías especiales en el primer semestre del 2015, pero no detectó situaciones que ameritaran la formalización de hallazgos . Las tres investigaciones especiales son: asignaciones a grupos parlamentarios; administración, control y seguimiento del padrón de proveedores y el pliego petitorio sindical 2014.

Recomendó, entre otras cosas, que se ejerza mayor control y supervisión sobre el personal responsable de documentar las justificaciones de incidencias y que sus testimonios se agreguen a expedientes; que se establezca con urgencia un mecanismo técnico-administrativo que forme parte del sistema de inventarios, para garantizar un control efectivo del patrimonio de la institución, y que se refuercen los mecanismos de control y supervisión para que los bienes y servicios contratados con terceros cumplan con lo establecido en los contratos.

[email protected]