Es necesario que las secretarías del Trabajo, Gobernación y de Educación cumplan con la instrucción del presidente, Andrés Manuel López Obrador, de hacer lo necesario para propiciar que el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) ejecute lo establecido en la Reforma Laboral, los acuerdos firmados por México ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y  la parte laboral del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), afirmó Rafael Ochoa.

En entrevista, el exsecretario general del SNTE, recordó que el presidente López Obrador se comprometió con trabajadores de la educación a impulsar la legalidad en ese sindicato; sin embargo, los titulares de esas dependencias no han hecho lo necesario para cumplir con el ofrecimiento del mandatario.

Dijo que lo que hace falta es que haya un “golpe en la mesa” para que se cumpla con las instrucciones del presidente, pues además se trata de un ofrecimiento de campaña.

De acuerdo con el profesor, el actual Comité Ejecutivo Nacional (CEN) de esa organización sindical, encabezada por Alfonso Cepeda Salas, es una dirigencia simulada, debido a que su elección no está sustentada en los estatutos.

Explicó que quienes se ostentan como dirigentes del SNTE llegaron a esa posición, mediante una reforma estatutaria, “hecha sobre las rodillas” e ilegal, ya que nunca se realizó un Congreso Nacional, que es la única instancia que puede intervenir la máxima ley interna de ese sindicato, que son precisamente los estatutos.

Además, la dirigencia nacional determinó un reglamento para renovar tanto las dirigencias estatales y la dirigencia nacional, el cual no se emitió con base en lo que señalan los estatutos, por lo cual no es legal.

En ese sentido, indicó que es necesario una convocatoria a un Congreso Nacional para que pueda haber reforma estatutaria, que le permita al sindicato alinearse a lo establecido en la reforma laboral, la reciente ratificación por el Senado de la República de los compromisos adquiridos por México ante la OIT y lo señalado en el apartado laboral de T-MEC.

Respecto de los diferentes compromisos destacó la necesidad de cumplir con lo relacionado con la democracia interna, concretamente la elección de sus dirigentes locales y nacionales, mediante voto universal, libre, directo y secreto.

“Sin embargo, para poder convocar a construir a una nueva dirigencia, primero tienen que convocar a un Congreso Nacional, para reformar el propio estatuto y ese estatuto no se puede reformar si no se hace el congreso”, remarcó.

Una vez cumplido eso, se debe convocar a la elección del Comité Ejecutivo Nacional y, posteriormente, de las secciones que integran ese sindicato, abundó.

Dijo que, si la actual dirigencia nacional permanece en su actitud de no cumplir con la ley y los estatutos y siguen haciendo enojar a sus representados, enfrentarán las consecuencias, entre ellas, incluso, la construcción de un nuevo sindicato, independiente, interesado en que se respete la ley.

Ochoa subrayó que la actual situación afecta a la base trabajadora porque no hay un dirigente que realmente se preocupe por sus intereses, sino que sólo se dedica a “nadar de a muertito” y llegar hasta 2024, cuando, según él, termine su periodo en la dirigencia sindical.

Comentó que, en el periodo en que estuvo al frente del sindicato Juan Díaz, como en el actual, encabezado por Cepeda, “se han dejado perder olímpicamente” varias conquistas laborales como la doble plaza, la carrea magisterial, escalafón, contrato colectivo de trabajo, entre otras.