Los gobiernos federal y del Estado de México anunciaron la construcción de dos nuevos centros penitenciarios en esa entidad, debido a que actualmente hay una sobrepoblación de reclusos de hasta 120 por ciento. Los nuevos penales estarán ubicados en Ixtlahuaca y Otumba.

En Valle de Bravo se realizó esta mañana la reunión del gabinete de seguridad que encabezó el presidente Andrés Manuel López Obrador con el gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, y los secretarios de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval; de Marina, José Rafael Ojeda Durán; de Seguridad, Alfonso Durazo; y de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

El gobernador mexiquense indicó que hay 22 penales en la entidad con capacidad de 13,000 personas privadas de la libertad, aunque la población actual es de 28,000 reos, un 120% de sobrepoblación.

“Agradezco al Gobierno de México, en especial al secretario Durazo, que nos ha apoyado para el traslado de algunas personas privadas de su libertad de penales estatales a penales federales y de otras entidades, esto nos ayuda a desahogar un poco esa saturación que tenemos.

“Y también resaltar que en particular han sido personas privadas de la libertad de alta peligrosidad; es decir, son delincuentes de alta peligrosidad los que se han trasladado a penales federales.

“Por otro lado, estamos en proceso de iniciar la construcción de dos penales más en el Estado de México, uno en Ixtlahuaca y otro en Otumba, que nos va a permitir incrementar la capacidad que tenemos hoy en día y con esto ir desaturando un poco la gran presencia que tenemos de personas privadas de la libertad en los penales del Estado de México”, comentó Alfredo del Mazo.

Durante la conferencia, el secretario de la Defensa, Luis Cresencio Sandoval, dijo que aumentará de 3,369 a 7,695 el número de elementos del Ejército, Marina y Guardia Nacional para combatir la inseguridad. Dijo que el objetivo es que la entidad mexiquense cuente en los próximos meses con 14,460 elementos.

[email protected]