Juan Bosco, titular de la Unidad de Gobierno de la Segob, se pronunció por un nuevo marco jurídico para los juegos y sorteos, pues hay grandes retos derivados de la creciente operación ilegal, algunos casos vinculados con el crimen organizado.

Durante la inauguración de la III Exposición Latinoamericana de Juegos de Azar, el funcionario de la Secretaría de Gobernación (Segob) explicó que para evitar un problema mayor se necesita combatir la práctica ilegal, actividad que va en aumento y está mal supervisada.

La ausencia de una política pública integral al respecto, advirtió, puede generar corrupción.

(Existe) un marco legal y reglamentario con lagunas jurídicas y ciertos márgenes de discrecionalidad que pueden estimular la ilegalidad y corrupción, y que adicionalmente ha quedado superado frente a nuevas modalidades de juegos con apuestas y sorteos .

También manifestó que se carece de procesos y mecanismos de control de confianza y transparencia, por lo que es indispensable que la actividad de juegos y sorteos evolucione con una adecuada supervisión del Estado.

Destacó que la tarea más compleja para la Segob, a través de la Dirección General Adjunta de Juegos y Sorteos (DGAJS), es la inspección y autorización de sorteos y centros de apuesta remotas.

Esto en virtud de un creciente número de solicitudes que han sido negadas y por lo mismo se han iniciado procedimientos administrativos y judiciales , comentó.

El mes pasado, la Segob informó que aplicarían exámenes de control de confianza, al personal de la DGAJS, que incluyen análisis psicológico, toxicológico, entorno social y situación patrimonial, dichas pruebas son similares a las que se practican a los funcionarios de áreas de seguridad.

trosas@eleconomista.com.mx