La Comisión de Hacienda en el Senado de la República aprobó un dictamen para que el catálogo de plataformas digitales tenga un 30% de contenido nacional. La iniciativa planteada por el Senador Ricardo Monreal plantea modificaciones a la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión (LFTR) en materia de plataformas digitales.

La sesión de la Comisión Unida de Hacienda y Crédito Público, dónde sólo hubo cuatro senadores, de los diez requeridos para realizar la sesión, plantea modificaciones al artículo 249, en donde los concesionarios de radiodifusión deberán de “aprovechar y estimular los valores artísticos locales y nacionales y las expresiones de la cultura mexicana”.

Con la modificación, los actores autorizados para prestar servicios de televisión a través de plataformas de internet deberán de tener por lo menos 30% de contenidos generados en México.

Oposición a la propuesta

Organizaciones de la sociedad civil como la Asociación de Internet.Mx y la Asociación Latinoamericana de Internet cuestionaron el dictamen.

La Asociación Internet.mx consideró que es de “mayor importancia que la legislación en la materia no imponga barreras regulatorias excesivas, sobre todo si se considera la variedad de servicios y aplicaciones que caen bajo la categoría de video bajo demanda”.

Además pidió que esta discusión se dé bajo la luz de la aprobación del Tratado México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC), que establece obligaciones no discriminatorias a productos digitales.

La propuesta de Morena, consideró la Asociación de Internet.MX, podría tener efectos adversos y creará “efectos de mitigación” sobre la creación de nuevos servicios.

La Asociación Latinoamericana de Internet aseguró a través de un posicionamiento que la propuesta sobre las plataformas digitales impactará “las oportunidades de elección del consumidor, el costo de los servicios digitales y la producción de la industria audiovisual en México”.

La Senadora Vanessa Rubio informó a través de su cuenta de Twitter que se presentará una denuncia para solicitar la anulación de la sesión de la Comisión de Hacienda, en la que sólo estuvieron cuatro senadores.