El Pleno de la Cámara de Diputados aprobó por 368 votos a favor 67 en contra y cero abstenciones, en lo particular y en lo general, la Ley de Fomento a la Confianza Ciudadana que se regresó al Senado de la República para su escrutinio. 

El diputado Raymundo García Gutiérrez del PRD destacó que la ley busca mejorar el ambiente de negocios en México.

“En otras palabras, esta ley busca el desarrollo económico mediante la reducción de trámites administrativos que se prestan a la corrupción, particularmente en el nivel de inspectores y verificadores que inhiben el desarrollo del comercio en la industria, para ello propone reducir las inspecciones gubernamentales que se realizan a las empresas, mediante la creación de un padrón de inspección voluntaria de contribuyentes que será gestionado por la Secretaría de Economía”, apuntó.

El legislador calificó como un acierto las modificaciones realizadas en la Cámara Baja.

Una modificación “que resulta de particular importancia que pensamos era indispensable, es que se hiciera explícito que la aplicación de la ley correspondería a la Secretaría de Economía por conducto de la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria, y que lo dispuesto en esta ley no deberá aplicarse en materia fiscal, aduanera, del trabajo y de comercio exterior.

“Estas modificaciones se hicieron con la intención de mejorar la minuta enviada por el Senado de la República con el objeto de contribuir a su implementación y evitar posibles elementos que pudieran entorpecerla”, dijo García Gutiérrez.

Por su parte, Mariana Rodríguez Mier y Terán, diputada del PRI mencionó que la normativa no deja en claro diversas modificaciones.

“En el dictamen que hoy se presenta no se mencionan los beneficios precisos ni las sanciones específicas en caso de desacato, además fomenta la diferenciación de trato entre los contribuyentes”, mencionó.

A su vez el legislador del PAN José Salvador Rosas Quintanilla destacó que con la reforma se busca mejorar el ambiente de negocios en México que ha sido vulnerado por la corrupción.

"El dictamen que estamos discutiendo para expedir la Ley de Fomento a la Confianza Ciudadana, es un primer paso para generar un ambiente de negocios diferentes y una cultura de legalidad en México. Un ambiente de confianza es fundamental para que la sociedad, sector privado y gobierno federal hagan negocios, cumplan con sus tareas y desarrollen la economía en un marco de certidumbre jurídica”, dijo. 

La Ley que fue aprobada el pasado 18 de abril en el Senado de la República tuvo diversas modificaciones por lo que regresó a la Cámara Alta para que allí se discutan sólo las modificaciones realizadas en San Lázaro.