La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) demandó una investigación pronta, objetiva e imparcial sobre lo sucedido el lunes en Ciudad Guzmán, Jalisco, al recordar que cualquier manifestación debe darse en el marco de la ley y sin atentar contra las instituciones.

En un comunicado, la CNDH exigió que se investiguen las conductas posiblemente delictivas que se hubieran cometido, para castigarlas conforme a la ley, incluyendo las agresiones de las que fueron víctimas elementos de la Secretaría de Marina (Semar).

Ayer, la Semar admitió que elementos de la institución realizaron disparos disuasivos al aire para dispersar una multitud, entre ellos algunos que agredieron a infantes de Marina cuando realizaban un reabastecimiento logístico en las inmediaciones de Ciudad Guzmán, Jalisco, zona donde el Cártel Jalisco Nueva Generación, mantiene una fuerte presencia.

La institución naval expresó que la investigación para dar con los responsables de la agresión contra su personal es responsabilidad de la Procuraduría General de la República, con la que coadyuvará.

Argumentó que la reacción de los marinos estuvo sujeta al Manual del Uso de la Fuerza de Aplicación Común de las tres Fuerzas Armadas.

Al explicar los hechos, la Semar puntualizó que cuando personal naval circulaba a bordo de vehículos oficiales por una avenida de dicha ciudad, un grupo que se desprendió de una concentración los agredió directamente con palos, piedras y a golpes, algunos de ellos, quienes presuntamente se manifestaban por la presencia de elementos de esta institución en el estado de Jalisco.

Ante la situación, el personal naval actuó de manera disuasiva, con el fin de disminuir el nivel de la agresión y reducir el peligro de bajas de civiles e infantes de Marina, por lo que al ver que su vida se encontraba en peligro efectuaron disparos disuasivos al aire para dispersar a la multitud y evitar que se generara un altercado, que pudo haber resultado en consecuencias de otra naturaleza, expuso la Marina.

Otro enfrentamiento

Por otra parte, siete presuntos pistoleros murieron en un enfrentamiento con policías en un poblado del estado de Jalisco, informó la Fiscalía en un comunicado.

El choque, ocurrido en el municipio de Encarnación de Díaz, se desató cuando policías de Jalisco efectuaban un recorrido de vigilancia y presuntamente fueron atacados, agregó la dependencia.

De lado de los uniformados nadie resultó herido. En los últimos años, se ha recrudecido la violencia en Jalisco por la presencia de poderosos cárteles del narcotráfico como el Nueva Generación, rival del de Sinaloa.