Con una holgada ventaja en las manos de más de 30 puntos, Andrés Manuel López Obrador llegará a la Presidencia de la República el 1 de diciembre, en lo que será la segunda transición política del país.

En su mensaje en un hotel de la Ciudad de México, agradeció a quienes votaron por él, y a sus adversarios José Antonio Meade (PRI, PVEM, NA) y Ricardo Anaya (PAN, PRD, MC), les reconoció que hayan admitido los resultados.

También celebró el comportamiento del presidente Enrique Peña Nieto, tras indicar que fue “muy diferente al trato que nos dieron los pasados titulares del Poder Ejecutivo”.

López Obrador prometió que gobernará con respeto a la inversión privada, sin confiscación de bienes. Aseguró que respetará la autonomía del Banco de México, y tendrá diálogo con todos los sectores, “pero daremos preferencia a los más pobres y a los olvidados, en especial a los pueblos indígenas”.

Afirmó que su principal acción será erradicar la corrupción, y advirtió a sus colaboradores y familiares que “sobre aviso no hay engaño”, pues en caso de que cometan algún ilícito, pagarán las consecuencias.

Acompañado de su esposa Beatriz Gutiérrez y sus tres hijos mayores, Andrés, José Ramón y Gonzalo, López Obrador llamó a la unidad y a la reconciliación; aseveró que encabezará una transición pacífica con cambios profundos apegados al orden legal establecido.

Para combatir la violencia, dijo que atenderá sus causas y convocará a un diálogo en el que participarán líderes mundiales para lograr la unidad.

“Voy a gobernar con rectitud y con justicia, no les fallaré, no voy a decepcionarlos”, sentenció.

En el Zócalo, nombramientos para la transición

A las afueras del hotel, miles de personas aguardaban su salida para caminar hacia el Zócalo, cuya plancha ya se encontraba abarrotada.

En su mensaje, López Obrador informó que ya designó a su equipo de transición: para el tema de relaciones exteriores a Marcelo Ebrard y a Héctor Vasconcelos; para el tema económico, a Alfonso Romo y Carlos Urzúa.

En asuntos políticos: Olga Sánchez Cordero y Tatiana Clouthier. Su coordinador de Comunicación seguirá siendo César Yáñez.

Informó que ya tiene pactada una cita con el presidente Enrique Peña Nieto para este martes, a las 11 de la mañana, en Palacio Nacional, para abordar la transición de gobierno.

Al grito de ¡sí se pudo!, miles de personas continuaron festejando el triunfo de su candidato, pasada la 1 de la mañana de este lunes.

Los primeros trazos

Poco después de las 8 de la noche, al cierre de todas las casillas del país, el mensaje oficial del INE de las 11 de la noche quedó superado cuando los candidatos José Antonio Meade, Ricardo Anaya y Jaime Rodríguez Calderón salieron a reconocer que los números no les favorecían, y reconocieron a López Obrador como el ganador.

En el cuarto de guerra de López Obrador, desde las 6 de la tarde ya había caras felices. Tatiana Clouthier, coordinadora de campaña, afirmó que estaba segura, no sólo de que el “arroz ya se había cocido”, sino que se había “quemado”.

Para esa hora, López Obrador ya sostenía su primera reunión informal de gabinete. En su recién estrenada oficina de la calle Chihuahua en la colonia Roma, el ahora candidato ganador recibió a Marcelo Ebrard; a su próximo jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo; a la futura secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero; al futuro secretario de Turismo, Miguel Torruco; al próximo canciller, Héctor Vasconcelos; a Javier Jiménez Espriú, próximo secretario de Comunicaciones y Transportes; y Alejandra Frausto, futura secretaria de Cultura, entre otros. Luego, el gabinete en pleno se encontró en una habitación del hotel Hilton, donde tuvieron las primeras pláticas sobre las funciones que tendrán a partir del 1 diciembre.

Hacia las 9 de la noche sobrevino otra cascada de reconocimientos de triunfo de López Obrador, incluso sus adversarios más emblemáticos: el expresidente Felipe Calderón, y su esposa, Margarita Zavala; el escritor Enrique Krauze; el director de Mexicanos contra la Corrupción, Claudio X. González, entre otros.

A su acostumbrado estilo mañanero, Andrés Manuel López Obrador arribó a las 7:20 de la mañana de ayer a emitir su voto.