A partir de la descapitalización del sistema de pensiones chileno surgieron inconformidades entre los pensionados por la brecha entre la expectativa de pensión y los montos reales. A raíz de esta situación, se creó un grupo interdisciplinario encargado de obtener un diagnóstico y recomendaciones del sistema de pensiones chileno.

Entre las causas que explican la brecha de pensiones se encuentran: el bajo nivel salarial, las bajas densidades de cotización, las deficiencias en la comunicación y los problemas de las personas en la formulación de sus propias expectativas de pensión.

Bajo nivel de salarios

El monto de las pensiones en Chile se ve afectado por la limitación que impone el nivel chileno de productividad y salarios, con respecto de otros países con salarios más altos. Para poder alcanzar los niveles de pensión de otros países, es necesario que las políticas públicas contribuyan al crecimiento económico y, de esta manera, elevar los salarios.

Años de cotización en el sistema

El esquema de pensiones en Chile permite a todos los trabajadores afiliados contar con una pensión, aun con pocos años de cotización. Este beneficio crea una expectativa optimista de pensión, incluso entre aquellos que han cotizado por poco tiempo. Es necesario reconocer que una baja densidad de cotización desemboca en bajos niveles de pensión.

Formulación de expectativas de pensión

La expectativa de pensión de los pensionados representa cerca del doble de sus propios ingresos recibidos durante su vida laboral. Es decir, asumen que deberían recibir 94% del ingreso de sus hijos hoy cuando no se considera que el acceso a mejores pensiones requirió haber cotizado un tiempo suficiente y por un monto suficiente. Pocas personas analizan el monto de la pensión que les corresponde a aquellos afiliados con una historia de cotizaciones incompleta.

Recomendaciones propuestas

Entre las recomendaciones que propone el grupo interdisciplinario destacan:

-Protección para adultos mayores en dependencia severa.

-Protección para la cuarta edad en retiro programado.

-Sumar a la política pública de pensiones medidas dedicadas a apoyar a las personas a formular y reformular sus expectativas de pensión. En este sentido, se recomienda adoptar las tres categorías de beneficios que sugiere la Organización Internacional del Trabajo:

1.- Devolución programada de cotizaciones insuficientes, es decir, no entregar en una sola exhibición los recursos a quienes no reúnen al menos 10 años de cotización.

2.- Pensión parcial para quienes reúnen más de 10 años de cotización, pero menos de 30 años.

3.- Pensión completa para los afiliados que completen 30 años o más de cotización.

Fuente: Nota de pensiones FIAP–N. 26 junio 2018.

Para obtener mayor información sobre el sistema de pensiones visite la página de Internet: www.amafore.org.