La pandemia de Covid-19 aumentó las horas de trabajo y aceleró la contratación y el uso de servicios de telecomunicaciones y digitales.

El estudio Contratación y patrones de consumo de los usuarios de servicios de telecomunicaciones fijas antes y durante la pandemia ocasionada por la Covid-19, del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), reveló que crecieron los usuarios de TV de paga, los que contrataron Internet fijo en su hogar, quienes poseen una suscripción a alguna plataforma de streaming de video, e incluso quienes cambiaron de proveedor de servicios. También creció la factura mensual por los servicios.

Previo al confinamiento, cerca de 40% de los empleados trabajaba desde casa. Debido a los riesgos de contagio, muchas empresas e industrias recurrieron a la modalidad de teletrabajo. Durante la pandemia, 8 de cada 10 empleados adoptaron el home office, según un estudio de OCC Mundial y la Asociación de Internet MX. El trabajo a distancia obligó a contratar más y mejores servicios de telecomunicaciones y equipamiento tecnológico.

Según el análisis del IFT, se incrementó a 51.1% los usuarios que mencionaron utilizar el Internet fijo más de 5 horas al día entre noviembre y diciembre de 2020, cuando se hizo el levantamiento de la encuesta, versus 31.2% entre julio y agosto de 2019.

Esto se explica porque 40% de los teletrabajadores confinados por la pandemia comenzaron a dedicar entre 9 y 12 horas diarias a sus actividades profesionales. El mismo porcentaje de personas consultadas por OCC Mundial considera que la carga de trabajo al estar en casa ha sido mucha. Quienes más la han resentido han sido las mujeres.

El 72% considera que trabajar desde casa los hace más productivos. Esto ha sido posible gracias a las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), la conectividad y los servicios digitales. Al 85% de las personas consultadas por OCC le agrada hacer home office en México.

Sin embargo, el índice de tendencias laborales de Microsoft, “El siguiente paradigma es el trabajo híbrido: ¿estamos listos?”, revela que 37% de la fuerza laboral mundial dice que sus empresas les están pidiendo demasiado en el actual momento pandémico. La empresa de software señala que uno de cada cinco encuestados globales dice que a su empleador no le importa el equilibrio entre el trabajo y la vida. El 54% se siente con exceso de trabajo y 39% se siente agotado.

En el estudio del IFT se muestra que aumentó el porcentaje de usuarios que utilizó la banda ancha fija para el trabajo (de 17.4% al 20.6%), para realizar videollamadas por Internet (de 60% a 75.7%), transacciones bancarias en línea (de 20.8% a 29.9%) y compras por Internet (de 21.8% a 28.6%). También se potenció el uso del correo electrónico y de los mensajes instantáneos a través de aplicaciones móviles.

La productividad en el trabajo está relacionada directamente con la velocidad de conexión. A finales de 2020, 64.7% de los usuarios mencionó tener contratada una velocidad igual o mayor a 20 Mbps. Entre julio-agosto el porcentaje fue de 46.4%. En el primer año de la pandemia, 5.3% de los usuarios cambió de proveedor de Internet fijo.

No sólo la cuarentena no sólo obligó al teletrabajo, también a la educación a distancia porque las escuelas cerraron sus puertas y confinaron a los estudiantes a tomar clases en línea. A finales de 2020, el 38.4% de los usuarios mencionó utilizar Internet fijo para la escuela, cuando entre los meses de julio-agosto fue de 20.4%.

¿Cómo ha sido el estado físico y emocional de los empleados que hacen teletrabajo? Otro estudio de OCC y la Asociación de Internet MX señala que que bajo la modalidad de home office, 57% siente menos estrés trabajando desde el hogar. Asimismo, 70% de los encuestados mantiene una mejor alimentación bajo esta modalidad y 64% logra conciliar el sueño trabajando en casa.

No todo es trabajo o estudio a distancia. A finales de 2020, el 39.4% de los usuarios de banda ancha fija estaba suscrito a un servicio de video sobre demanda para ver contenidos por Internet como películas, series o documentales. Entre julio y agosto el porcentaje era de 27.8%. La plataforma más mencionada fue Netflix (90.8%), seguida de Clarovideo (11%).

Aunque el home office tiene sus contras como el agotamiento de permanecer en un solo lugar, la falta de herramientas tecnológicas y de un espacio idóneo para el trabajo, las mujeres tienen que cubrir más roles o los jefes no se acostumbran a la “pérdida de control” y desconfían de los empleados, el trabajo en casa, flexible o híbrido llegó para quedarse.

El home office también desarrolló otras habilidades además de la productividad, la eficiencia y la rapidez que tanto interesan a los patrones. Es posible decidir la organización y el ritmo de trabajo, fomenta la responsabilidad y mejora la puntualidad, un defecto de los mexicanos.

Permite estudiar cursos, estar más tiempo con la familia (aunque quizá algunos no lo perciban tan positivo), atender a las mascotas y cuidar las plantitas. Desarrolló la capacidad de planeación y la colaboración entre los integrantes del equipo. Las personas están luchando por preservar su trabajo y además hacerlo en línea. Falta que el aprendizaje de la modalidad remota se traduzca en mayor bienestar y avance profesional.

 

 

 

Jorge Bravo

Presidente de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi)

En comunicación

Analista de medios y telecomunicaciones y académico de la UNAM. Estudia los medios de comunicación, las nuevas tecnologías, las telecomunicaciones, la comunicación política y el periodismo. Es autor del libro El presidencialismo mediático. Medios y poder durante el gobierno de Vicente Fox.

Lee más de este autor