Ayer 15 de abril,  temprano vía un comunicado el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) oficializó la reelección de Carlos Salazar Lomelín para su tercer año y último como presidente del organismo cúpula.

Como le platique en su momento, había inquietud entre los organismos miembros, porque el ex de Femsa no se había pronunciado y hubo que esperar a la reunión de planeación estratégica que se realizó en Puerto Vallarta el 9 y 10 de abril para que se disiparan las dudas.

Salazar, era un secreto a voces, ya no necesariamente seguiría. Su gestión en mancuerna con Alfonso Romo en Palacio no dio los frutos esperados para tratar de detener la andanada de políticas públicas que el gobierno federal ha empujado en perjuicio de la IP.

Además está la camisa de fuerza que significa toda la propia presión que el SAT de Raquel Buenrostro ha realizado para cobrar impuestos pendientes a Femsa por unos 8,600 mdp, ésta la empresa donde Salazar fue director por años.

Digamos que se abría el espacio ideal para que Francisco Cervantes mandamás de Concamin pudiera hacer campaña como el sucesor de Salazar. Desde Palacio con el beneplácito del presidente Andrés Manuel López Obrador ya se le había abierto el camino al facilitarle vía la Ley de Cámara la extensión de su periodo a septiembre. Esto último generó un enorme malestar en las filas de la IP. Vaya hasta José Manuel López Campos de Concanaco sacó raja para igual preservarse.

En consecuencia y tras bambalinas hubo cierto movimiento por empujar a Bosco de la Vega el ex de CNA como contrapeso. Este si bien no efectuó ningún tipo de promoción, generó una clara sensación en cuanto a que había un serio riesgo de fractura en el CCE.

En Puerto Vallarta se hizo más que evidente que Cervantes no tendría ningún apoyo. Ya se decía que de entrada ni Coparmex de José Medina Mora, ni CNA de Juan Cortina, ni Canacintra de Enoch Castellanos lo apoyarían. Vaya parece que el propio CMN de Antonio del Valle cerró filas a lo que se sumó incluso Concanaco.

En este escenario Salazar optó por seguir adelante. Salir para dejar cuarteado el organismo cúpula no era lo mejor. De ahí que la membresía lo apoyara de forma unánime para frenar un proceso electoral desgastante.

Obvio hay quien exige que Salazar endurezca más sus posiciones, pero por otro lado hay también quien pide mesura, sobre todo los grandes capitales que buscan evitar a toda costa un enfrentamiento más en firme con AMLO y algunas de las principales cabezas de Morena.

Así que por lo pronto prueba superada en el CCE con Salazar al frente y con Cervantes que se quedó en el camino.

Rubro gasolinero prepara andanada de amparos

Aunque todavía queda la aduana del Senado, en donde se intuye las modificaciones a la Ley de Hidrocarburos también se aprobarán con gran celeridad, le adelanto que la mayoría de las firmas gasolineras del país preparan amparos. De forma unánime se rechaza el riesgo de expropiación, la obligatoriedad de tener espacios de almacenamiento y la negativa ficta que se reserva la autoridad en trámites. Los ajustes impulsados por Sener de Rocío Nahle se avalaron por los diputados sin cambios sustantivos, más allá del cabildeo de la industria y los riesgos expuestos.

Cierra Cofece pesquisa en azúcar y sin mancha

Le platico que recién la Cofece de Alejandra Palacios notificó el cierre de un expediente en donde se evaluaban prácticas monopólicas absolutas en el mercado azucarero. El expediente que inició en 2017 se generó por sospechas de colusión entre competidores. Se colegian acuerdos para incrementar los precios del azúcar estándar y refinada. Al final no hubo ninguna evidencia. Entre los grupos investigados estaba GAM de Juan Cortina, actual mandamás del CNA. Hubo un representante legal común que fue en este caso Fernando Carreño de Von Wobeser y Sierra. Así que tras tres años de pesquisas los azucareros libran impolutos el asunto.

@aguilar_dd

Alberto Aguilar

Periodista y Economista

Nombres, Nombres y... Nombres

Periodista y economista. 40 años de carrera. Fundador de Don Dinero.

Lee más de este autor