La historia siempre se repite.

Anónimo

Empresarios en Bolsa. Nuestra invitación constante es entender la inversión bursátil como lo que es. Dejar de percibirla como un casino o un juego para ganar o perder dinero pronto. Cuando usted invierte en Bolsa, se convierte en accionista, en empresario de un grupo de empresas exitosas con gran perspectiva. Muchas personas en México no invierten por falta de conocimiento. La realidad es que, a largo plazo, la tendencia de las bolsas ha sido y seguirá siendo siempre a la alza. No ha existido una mejor alternativa para crear patrimonio. Abajo, una gráfica del índice más antiguo (Dow Jones) en EU en un plazo de 100 años en el que ha ocurrido cualquier cantidad de sucesos complicados (crisis económicas, recesiones, actos terroristas, guerras, asesinatos de presidentes; sin embargo, el alza es permanente).

Detrás de su naturaleza de alza: el alza permanente tiene una razón que pocas veces nos detenemos a entender y analizar. Su conocimiento es importante pues genera confianza en la inversión en esta alternativa. Conozcamos cinco razones detrás del movimiento alcista:

1. Inflación: la inflación ha estado con nosotros por mucho, mucho tiempo y no va a desaparecer. La inflación hace que el costo de los automóviles, alimentos, gasolina, casas, atención médica y educación aumente cada año y continuará haciéndolo con mayor o menor proporción. ¿Quién suministra todo eso?... ¡Exacto! Empresas cuyas acciones se negocian en el mercado de valores. Si está pagando más por esas cosas cada año, entonces las compañías ganan más cuando las venden. Cuando la empresa gana más, el valor de la empresa aumenta y usted gana como dueño (accionista).

2. Población creciente: en las ciudades hay cada vez más personas. Parte de esto lo explica el hecho de que la gente se muda de pequeños pueblos a grandes ciudades. Pero también se debe a la mayor esperanza de vida a nivel global. La medicina ha logrado que la tasas de mortandad disminuyan a un ritmo más rápido de lo que disminuye la cantidad de bebés que nacen. Todas esas personas requieren alimentos, gas, atención médica y teléfonos celulares. Demandan entretenimiento y compras en línea. Más clientes es igual a más ganancias y, por consecuencia, aumento de los precios de las acciones.

3. Mayor productividad: el avance tecnológico y el conocimiento nos están haciendo cada vez más productivos. Hace años, muchos países pasaban más cultivando alimentos, ganando menos dinero y consumiendo lo básico. La tecnología traducida en productividad y mayor ingreso genera mayor consumo de todo tipo de productos y servicios que mejoran nuestras vidas y favorece las ganancias de muchas empresas que cotizan en el mercado accionario.

4. No es un sistema cerrado: el mercado de valores no es un sistema cerrado. En cada momento se incorporan nuevos individuos a trabajar en organizaciones que conforman el mercado, lo que crea valor de diferentes maneras como salarios y beneficios. Hay literalmente miles de millones de personas en el mundo cuyo trabajo diario aumenta el valor del mercado de valores. ¿Inventar algo para vender? ¿Construir algo nuevo que se puede vender en grandes almacenes y luego a los consumidores? Gran parte de ese trabajo fluirá al mercado de valores, aumentando su valor.

5. Estructura: los índices accionarios se revisan permanentemente. Salen las empresas menos atractivas y se quedan e incorporan las de mejor perspectiva propiciando así una autorregulación de los índices con las mejores empresas.

Espero que le haya resultado claro por qué vale la pena invertir en acciones. Con la incapacidad de poder anticipar con precisión qué compañías van a proporcionar los mejores rendimientos, es que decidimos constituir en Fondo SNX con una filosofía de fuerte conocimiento de las empresas de las que queremos ser dueños por mucho tiempo.

Es socio fundador de SNX, Constructores de Patrimonio. Puedes escribir tus comentarios y dudas al correo [email protected]